Argentina lidera 2-0 y está a un paso de avanzar a los cuartos de la Copa Davis

Guido Pella venció 6-1, 6-4 y 7-6 a Michal Przysiezny y a continuación, Leonardo Mayer le dio el segundo punto al equipo que capitanea Daniel Orsanic, al imponerse al joven polaco Hubert Hurkacz por 6-2, 7-6 y 6-2. Hoy se jugará el partido de doble, donde Argentina irá por el punto que le falta para clasificar a la siguiente ronda.

Leonardo Mayer sacó a relucir una vez más su estirpe 'copera' y estiró la ventaja de Argentina sobre Polonia a 2-0, tras su triunfo sobre el local Hubert Hurkacz por 6-2, 7-6 (7-3) y 6-2, que sumado al logrado más temprano por Guido Pella dejó al equipo al borde de avanzar a los cuartos de final de la Copa Davis.
Mayer, nacido en Corrientes y ubicado en el puesto 41 del ránking mundial, impuso su mayor jerarquía ante Hurkacz (602), de 19 años, y ganó al cabo de dos horas y cinco minutos, ante unos 3.000 espectadores que se acercaron hasta el estadio Ergo Arena, en la periferia de la portuaria ciudad de Gdansk.
El éxito de 'Leo', el décimo consecutivo que consiguió en la Copa Davis (ocho en singles y dos en dobles), era previsible por la inexperiencia absoluta de su rival y dejó a la Argentina con tres posibilidades de ganar la eliminatoria de la ronda inicial, para luego pensar en otra instancia en la que tocaría Italia o Suiza.
La jornada comenzó bien para el equipo 'albiceleste' merced al triunfo de Pella (42) ante Michal Przysiezny (318) por 6-1, 6-4 y 7-6 (7-5) en dos horas y tres minutos, y luego llegó el éxito de Mayer que generó buenas expectativas para hoy en el punto de dobles.
En el tercer punto, los argentinos Carlos Berlocq (141) y Renzo Olivo (167) jugarán hoy desde las 9 ante los locales Marcin Matkowski (15) y Lukasz Kubot (28), ambos entre los 30 mejores del mundo en la especialidad.
En el caso de que Argentina pierda el dobles, quedarán dos chances más mañana, con los partidos que jugarán desde las 8 'Leo' Mayer ante Przysiezny, y a continuación de ser necesario, es decir si pierde el correntino, el que animarán Pella y Hurkacz.
El panorama para el equipo argentino comenzó a allanarse los días previos a la serie, cuando se supo que Jerzy Janowicz, la mejor raqueta polaca, no podría jugarla por lesión, y se encaminó con la victoria de Pella y luego la de Mayer.
El triunfo del correntino llegó por decantación, producto de su jerarquía y una velocidad de pelota que lastimó al juvenil polaco nacido en Varsovia, quien pareció un mero partenaire durante el set inicial.
El 'Yacaré' empleó 34 minutos para llevarse el primer parcial por 6-2, con un servicio poderoso y buenas devoluciones a los 'misiles' que le tiraba el polaco del otro lado de la red, así lo quebró primero para 1-0 y luego 4-1, eso le permitió construir cómodo el 6-2 que decoró el marcador.
Mayer bajó su rendimiento en el segundo set, un poco por la irregularidad de su rival y otro por algunas desatenciones, así Hurkacz hizo lo suyo, con un planteo de saque y derecha que le dio rédito puesto que llegó hasta la definición en el tie break.
En ese segmento se notó la categoría de uno y otro, ya que Mayer jugó en un nivel altísimo, no vaciló con su saque y se adelantó 6-1 para luego definir 6-3 el tie break, así se puso dos sets arriba.
En el tercer parcial todo fue más parecido al primero, ya que Mayer no repitió los errores del anterior y Hurkacz demostró por qué aún es habitante del circuito "junior", con errores de principiante que allanaron el camino.
El correntino quebró dos veces, para 2-0 y 6-2, y con el éxito consumado festejó con un "vamos" bien fuerte que se escuchó en todo el estadio, consciente de que su victoria, como otras importantes que logró en la Davis, dejan al equipo con tres chances concretas de avanzar a los cuartos de final.
Más allá de que la Copa Davis está llena de sorpresas y héroes efímeros, Pella y Mayer hicieron bien su tarea y la expedición a la fría y lejana Gdansk está cerca de concluir con éxito, algo que podría concretarse hoy en el dobles, acaso el único punto en el que no se llegará como favorito.
Si toca perder el dobles, Argentina tendrá dos chances más para meterse entre los ocho mejores países del mundo, e ir en busca de la esquiva 'Ensaladera de Plata', con la que existe una histórica asignatura pendiente.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico