Ariel Izurieta: “después de festejar en Trelew quiero volver a ganar"

Durante la segunda fecha, en el autódromo Mar y Valle de Trelew logró por primera vez un triunfo y quiere más. "El objetivo principal ahora es estar peleando el campeonato a fin de año, y en lo posible estar en lo más arriba", adelantó el piloto que corre con el acompañamiento de Roberto Del Valle en los motores. Mañana arrancan las pruebas libres en el autódromo General San Martín.

por Carlos Alvarez
c.alvarez@elpatagonico.net

En la carrera deportiva de un piloto hay momentos únicos, que se guardan para siempre en la memoria. Cuando se corre por primera vez, por ejemplo, una maniobra que salió perfecta, o la primera victoria como es el caso del comodorense Ariel Izurieta. El piloto de 31 años logró su primer triunfo en la monomarca Renault 12 la fecha pasada, en el autódromo Mar y Valle de Trelew, y no fue casualidad. Se impuso en la clasificación, dominó la serie y la frutilla del postre fue la carrera final.
"Fue un fin de soñado automovilísticamente hablando. Uno siempre sueña con ganar pero ganar todo como se dio ese fin de semana en Trelew fue algo hermoso. Es la primera vez que ganó una final, y el agradecimiento es muy grande. Son varios los que me dan una mano. Primero a Roberto Del Valle que es mi mecánico, a Darío Haag, mis viejos, mis hermanos, el Rafa casas y después mi señora que me banca en todas. Estamos esperando una beba, y me acompaña siempre. También a mi cuñada, mi sobrina, mis suegros y la abuela q son los q me apoyan y me dan una gran mano”, apuntó Ariel Izurieta.
En la primera prueba de la temporada logró un sexto puesto, y en el taller trabajaron para estar más adelante y en Trelew consiguió su primera victoria. “El primer objetivo cuando comenzamos en los Renault 12 era ganar, que por suerte ya se dio, y el segundo volver a ganar otra carrera, pero el principal es estar peleando el campeonato a fin de año y en lo posible estar en lo más arriba”, afirmó convencido el último ganador de los Renault 12.

UN ANTES Y UN DESPUES
Ariel Izurieta es nacido en Comodoro Rivadavia, pero se crio en Puerto Deseado hasta los 12 años cuando sus padres decidieron mudarse a la capital del petróleo. Sus inicios en el automovilismo fueron en Santa Cruz, y también incursionó en la vecina localidad de Sarmiento. “Empezamos corriendo una q otra carrera en Santa cruz y Sarmiento hasta q en Puerto Deseado volqué y cuando estaba volcado vino uno y me chocó. Ahí se destruyo el auto y no sirvió más”, recordó.
El vuelco en el que se vio involucrado Izurieta fue filmado por un aficionado y cuando el piloto pudo ver el video se dio cuenta de lo que realmente había sucedido porque no recuerda nada. “Fue durísimo ese golpe. No me lo olvido más, como la victoria de Trelew”, bromeó el actual escolta del campeonato de los Renault 12. “Cuando volqué, mi auto quedo de costado, y fue ahí que vino otro auto de atrás que no me vio y me pasó a chocar. Todos pensaban lo peor, menos yo que no me acuerdo de nada. Recién cuando me sacaron y levante la mano, mi familia se quedo un poco más tranquila”, recordó.
Luego de ese accidente, y su auto destrozado fueron los amigos de la categoría Areneros que lo ayudaron para seguir. “Ellos me dijeron que me conseguían un auto para pasar toda la mecánica. Ahí lo llamamos a Sebastián Madeira (ex piloto de la divisional) porque tenía un auto tirado en el Cordón Forestal. No me lo quiso vender, y me lo regaló”, recordó con una sonrisa y ahí comenzó a darle forma a otra aventura para competir en la ciudad de los lagos. “Y al otro año nos fuimos a correr a Sarmiento donde corrí el campeonato completo que salimos cuartos. Después me canse de allá por algunas diferencias con la gente foránea y comenzamos a soñar con correr en el asfalto”, aseguró.
Ariel Izurieta espera la tercera fecha de la temporada con las expectativas de volver a ser protagonista, pero esta vez en su casa. Está ubicado segundo (42), a cuatro unidades del actual líder y defensor del título, Javier Casas (46).

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico