Arriesgaba una pena de hasta 140 años por la violación reiterada de su hijastra

El fiscal Martín Cárcamo presentó el viernes la acusación contra Telésforo Vargas Torrico, el homicida de un remisero que fue recapturado en el barrio Moure el 23 de octubre del año pasado, luego de haber permanecido 5 años, 7 meses y 20 días prófugo. Ahora es acusado de haber cometido siete abusos sexuales contra su hijastra de 11 años y haberla embarazado.

Si bien la pretensión punitiva del fiscal Martín Cárcamo -de la Agencia de Delitos Sexuales del Ministerio Público- contra el homicida Telésforo Vargas Torrico, es de 10 a 25 años de prisión por siete hechos de abuso sexual de su hijastra de 11 años y por haberla dejado embarazada, la expectativa mayor de pena en la suma de todos los máximos daría un total de 140 años de prisión, según el artículo 55 del Código Penal.
Es que el delito por el que se lo acusó el viernes tiene un mínimo de 8 años y un máximo de 20. No le alcanzaría la vida para cumplir con los máximos al acusado, por lo que la Fiscalía adecuó la pretensión punitiva.
Vargas Torrico, el hombre que el 14 de junio de 2000 ahorcó al remisero Benicio Romano para robarle 34 pesos fue recapturado el 23 de octubre del año pasado luego de haber permanecido 5 años, 7 meses y 20 días prófugo de la justicia comodorense.
Hay que recordar que la pena de Vargas es absoluta, ya que está condenado a perpetua.
Pero la discusión de la pena que deba recibir Vargas Torrico si es encontrado culpable de los abusos se centrará en la declaración de reincidencia que el fiscal busca conseguir y los efectos que esta pueda tener en los tratamientos penitenciarios que se le realicen a Vargas Torrico, un hombre de temer. Hay que recordar que incluso su ADN se comparó con las muestras halladas del segundo ADN sospechoso por el homicidio y violación de Yasmin Chacoma, estudios que finalmente lo desvincularon.
Vargas Torrico fue recapturado gracias a la valentía de su ex pareja quien lo denunció al enterarse que su hija de 11 años había sido abusada por el depravado y que la había dejado embarazada.
De ese modo, el fiscal Carcamo con su colaboradora Lorena Garate lograron recapturar a Vargas Torrico que estaba prófugo y pedir que la Justicia interrumpa el embarazo de 8 meses de la niña. Cuando la interrupción se llevó a cabo, se tomaron muestras del feto que fueron comparadas con el ADN de Vargas Torrico.

CON PRISION HASTA 2026
La acusación tenía fecha límite para ser presentada el 10 de agosto, pero el fiscal Cárcamo logró reunir pruebas suficientes -testimonios, conclusiones de profesionales que examinaron a la víctima, informes técnicos- antes de la fecha, junto a su equipo de colaboradores, y presentó la acusación el viernes último.
De ese modo se espera fecha de juicio que deberá fijar la Oficina Judicial al hombre de nacionalidad boliviana que fue condenado a cadena perpetua por el homicidio del remisero, pero que tras haber contraido tuberculosis fue derivado a una unidad de enfermedades infecciosas en Buenos Aires de donde se fugó en 2010, siendo recapturado en Comodoro Rivadavia cinco años después.
Tras ser recapturado el año pasado y quedar alojado en aislamiento en la alcaidía policial –debido a su enfermedad-, el reo pidió al juez Mariano Nicosia un nuevo traslado a una penitenciaría de enfermedades contagiosas, solicitud que le fue negada. Incluso hasta pidió la prisión domiciliaria, que también le rechazaron.
Vargas Torrico cumplió 9 años de pena y se mantuvo prófugo otros 5, por lo que recién podría comenzar con las salidas transitorias el 24 de enero de 2021 y acceder a la libertad condicional cinco años después.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico