Asaltan una agencia de viajes en pleno centro y se llevan unos $10.000

El propietario y dos empleadas de "Isis Viajes" fueron víctimas ayer de un violento robo armado.

Los delincuentes que tendrían planeado el golpe efectuaron vigilancia previa para conocer los movimientos del comercio. Ingresaron cuando se retiraron los clientes y revolvieron toda la oficina en busca de dinero. Al dueño le arrancaron una cadena de oro.
"Tarde, tarde" fueron las primeras palabras con las que recriminó una de las empleadas del local a la policía cuando arribaban dos efectivos motorizados que patrullaban las calles céntricas. Es que los delincuentes ya habían escapado hacía varios minutos y lo habían hecho a pie en dirección a calle 25 de Mayo.
El asalto se produjo pasadas las 19 de ayer en la agencia que funciona sobre Sarmiento 582 casi Mitre y las víctimas quedaron exaltadas luego de experimentar dramáticos instantes en que fueron amenazados por un arma de fuego. Los sujetos además se mostraron violentos en su accionar.
Según relató el propietario de la agencia, Juan Carlos Aibar a El Patagónico, los individuos que actuaron a cara descubierta esperaron que se retiren todos los clientes que había en el salón minutos antes. "Estuvo lleno hasta dos minutos antes, se me hace que nos estaban mirando porque cuando se fueron todos, entraron", aseguró el comerciante.
Los individuos ejercieron violencia verbal intimidando a las empleadas con una pistola. El ladrón que tenía el arma manejaba la acción delictual y le decía al propietario: "no me mires, no me mires", dado que no utilizaba ninguna capucha para ocultar su rostro.
En todo momento los asaltantes exigían dinero. Tras el robo el propio dueño de la agencia explicó: "nos entraron a robar con mucha violencia, revolvieron todo".
Desde el ingreso al local se podían observar los cajones de un mueble desparramados por el suelo. Los asaltantes se alzaron con unos $10.000, los teléfonos celulares de las víctimas, llaves del local y la cadenita de oro que le arrancaron al propietario. El hombre mostraba a los efectivos las marcas en el cuello.
Los policías motorizados del área de Operaciones de la Unidad Regional tomaron nota de las descripciones de cómo estaban vestidos los sujetos y luego iniciaron una recorrida por el casco céntrico, pero sin dar con los sospechosos.
Más tarde la Policía Científica se encargó de levantar huellas para iniciar la investigación del caso.
Personal de la Brigada de Investigaciones también tomó intervención para recolectar información sobre los autores, quienes habrían contado con el apoyo de un tercer integrante que estaría a bordo de un vehículo para efectuar la fuga sin levantar sospechas.

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico