Asaltaron a un matrimonio en su casa y le robaron dinero, alhajas y teléfonos

Un médico y su esposa sufrieron el jueves a las 22 un asalto cuando se encontraban en el interior de su casa en Atahualpa Yupanqui al 600. Dos delincuentes armados con pistolas patearon una puerta trasera para irrumpir en la vivienda. Les colocaron a sus víctimas las armas en la cabeza, los hicieron arrodillarse, subir y bajar las escaleras, hasta que les entregaron todo el dinero que tenían en la vivienda y la cartera de la mujer. Los habitantes de la cuadra analizan colocar una alarma comunitaria.

Roberto y Ana María, un matrimonio que reside en el barrio Roca, fue asaltado el lunes a la noche cuando descansaba en su vivienda de Atahualpa Yupanqui al 600. Pocos minutos después de las 22 escucharon una explosión. Eran dos delincuentes que ingresaron por la puerta trasera de la vivienda. Se presume que primero subieron al techo de un vecino y luego sortearon un paredón del patio.
A un habitante del sector le resultó extraña la presencia de un hombre en el techo de esa casa, por lo que comenzó a llamar a familiares de ese vecino.
Tras ingresar a la vivienda del matrimonio, los delincuentes le apuntaron en la cabeza tanto al médico como a su esposa. Los delincuentes actuaron a cara descubierta. Solo se cubrían el rostro con las capuchas de sus buzos. Tenían entre 24 y 25 años. No golpearon a sus víctimas, pero con la boca del cañón de una de las pistolas le dejaron una aureola marcada en el cuello a Roberto.
Ayer, en diálogo con El Patagónico, Roberto recordó que el sábado pasado a las 22:30 dos jóvenes tocaron el portero y preguntaron por un odontólogo. Por la hora, y lo extraño de la situación, Roberto activó la alarma y los dos sospechosos se fueron. Cree que ya estaban haciendo inteligencia sobre su casa.
"Te voy a matar a tu mujer", le decía anteanoche uno de los asaltantes. Lo hacían arrodillarse y les exigían que no los miraran. "Te voy a matar a tu marido, agarro un cuchillo y te corto los dedos" le decía el otro ladrón a Ana María.
Los asaltantes pedían por una caja fuerte. Incluso tiraron un cuadrito, pensando que estaba detrás de la pintura, pero en la vivienda no había ninguna caja de caudales.
Roberto les entregó todo el dinero que tenía. Unos 20 mil pesos. Uno de los delincuentes intentó sacarle el anillo de oro, pero como estaba muy atorado al dedo desistió.

"PENSE QUE ESTABA TODO TERMINADO"

La mujer, pese a sufrir problemas en su columna vertebral, fue obligada a subir y bajar por las escaleras a los empujones. Pensó en que en cualquier momento del asalto el delincuente la empujaba escalera abajo.
"Yo pensé que ya todo estaba terminado. Me amenazaban, relató.
Ana María les indicó que se llevaran todas sus joyas y el dinero que tenía en su cartera.
"Estoy agradecida a mis vecinos, que si no fuera por ellos, no sé qué hubiera pasado", destacó Ana María.
Vecinos del matrimonio corrieron una cortina y cuando vieron salir a los delincuentes, uno de ellos le advirtió: "andate porque te tiro". El vecino quedó pálido ante la amenaza.
Los asaltantes escaparon corriendo en medio de la oscuridad, pero los apoyaban dos vehículos de una misma marca, características que fueron aportadas a la policía para que traten de identificar a los ladrones.
"Yo lo quiero mucho a Comodoro, porque Comodoro nos dio todo", contó Ana María a El Patagónico, pero sostuvo que le da impotencia que con tanta impunidad le roben en su casa.
Uno de ellos tenía guantes, por lo que se presume que no son ningunos inexpertos. "Drogados no estaban", afirmó el médico. "Agachate no me mires y dame toda la plata porque a vos te batieron", le repetían a la víctima.
"Bajó el otro con mi señora a los empujones, y dijo vamos, vamos y salieron por adelante. Abrieron y se fueron", describió sobre la huida de los delincuentes. Se llevaron el dinero, las joyas y dos teléfonos celulares.
Las víctimas ya ayer reforzaban los ingresos a la vivienda mientras los habitantes de la calle Atahualpa al 600 ya se organizan para colocar una alarma comunitaria para la cuadra.
"Ya no se ve tantos policías caminando", reclamó la hija de las víctimas, que esa noche había salido momentos antes del asalto. La jurisdicción del sector corresponde a la Seccional Tercera que tomó intervención junto a Policía Científica y la Brigada de Investigaciones.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico