Asaltaron una panadería del barrio 9 de Julio

Dos delincuentes armados asaltaron la sucursal de "La Fueguina" que funciona sobre Sargento Cabral, mientras era atendida por dos empleadas y además había una clienta. Uno de los sujetos le colocó la pistola en la cabeza a la cajera para provocar miedo y escapar con $1.000.

La policía de la Seccional Segunda investiga el asalto registrado el miércoles poco antes de las 21 en el nuevo local de la cadena de panaderías "La Fueguina". Hace sólo dos meses que esa sucursal funciona sobre la avenida Sargento Cabral y Río Negro, en el barrio 9 de Julio.
En diálogo con El Patagónico, Vanesa explicó que se encontraba junto a otra compañera que ese mismo día se reintegró luego de cumplir la licencia por maternidad. Faltaba poco para el cierre y solo quedaba una clienta mayor de edad.
La empleada que se encontraba en uno de los extremos del local acomodaba las bandejas en el carro, mientras la otra atendía a la cliente. Fue entonces cuando "entraron dos individuos y uno le apuntó con la pistola en la cabeza a la chica y le dijo que si no le daba la plata la quemaba".
El delincuente que cubría su rostro con la capucha de la campera amenazó a su víctima diciéndole "´dame la plata o te quemo´", sostuvo Vanesa. Mientras tanto, el otro malviviente "estaba acá mirándome a mí, pero seguí trabajando".
En esos dramáticos instantes que vivió la cajera había una recaudación que oscilaba en los $1.000, precisaron las fuentes oficiales a este diario. Producto del violento acto delictivo, la empleada reintegrada quedó tan afectada que ayer no concurrió a trabajar.
La víctima que sí volvió explicó que "yo pedí adicional y todavía no me han querido dar respuesta. Hace como tres días un tipo venía a molestar acá; venía solamente a preguntar pavadas y yo me di cuenta que quería ver cómo era el movimiento. No me hicieron caso y terminaron robando".
Los delincuentes corrieron por Sargento Cabral en dirección a Malvinas y se perdieron en la oscuridad de la zona a pesar de que varios móviles policiales se encontraban por las cercanías. Los patrullajes no pudieron divisar a los ladrones, uno vestido con buzo negro con capucha y el otro de buzo rojo y llevando una mochila negra.
En el nuevo local de La Fueguina se desempeñan dos empleadas solas que no cuentan con ningún tipo de seguridad. Los vecinos del lugar señalaron que "cada vez que abren un local en el barrio, lo roban".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico