Asaltó una verdulería y escapó en un remis

Un delincuente ingresó ayer por la tarde a "La Verdu", de Malvinas Norte 838 y apuntó a la encargada en la cabeza para alzarse con dinero y hasta con un litro de jugo natural. Parecía estar bajo los efectos de alguna sustancia ya que recién cuando terminó de robar se quiso colocar el pasamontañas y no pudo. Salió corriendo y se subió a un remis en la avenida Rivadavia.

Un delincuente encañonó en la cabeza, ayer a las 17:45, a la encargada de una verdulería de Malvinas casi Rivadavia y se alzó con dinero, un jugo natural y hasta con pañuelos descartables.
El delincuente de 1,70 de estatura, de entre unos 20 y 30 años luego de intimidar a la encargada de la verdulería y llevarse el dinero de la recaudación, escapó corriendo en dirección a la avenida Rivadavia y se subió a un remis.
El asaltante llegó hasta Malvinas Norte 838, a "La Verdu", donde amenazó a la mujer de 35 años que atendía el comercio y se llevó dinero en efectivo, un jugo exprimido y unos pañuelos descartables.
Según las descripciones que pudo aportar la víctima a la policía de la Seccional Cuarta y la Brigada de Investigaciones que trabajaron en busca del autor, el delincuente parecía estar bajo los efectos de alguna sustancia.
Es que el asaltante ingresó, amenazó y actuó siempre con cara descubierta, pese a tener en una de sus manos un pasamontañas que recién intentó ponérselo cuando ya estaba terminando el atraco, pero no pudo.
El delincuente escapó por Malvinas hacia Rivadavia donde abordó un remis.
Otra vez la policía no pudo seguirle los pasos al delincuente porque la cámara de seguridad del Centro de Monitoreo, un domo ubicado en Rivadavia y Malvinas, no captó ningún movimiento ya que está dañada y aún no ha sido reparada.
Hay que recordar que el domingo 6 de este mes sobre las 21:45, tres hombres asaltaron la rotisería "Sabores tuyos y nuestros", en Rivadavia y Malvinas. Dos de ellos ingresaron armados y amenazaron a la dueña. Se llevaron la recaudación, un pollo recién cocinado y gaseosas. Para finalizar su obra delictiva tomaron el matafuego y lo vaciaron sobre la comida, ingredientes y toda la cocina. Era para poder borrar las huellas.
La dueña de la rotisería había exigido en esa ocasión, en diálogo con El Patagónico, la inmediata puesta en funcionamiento de la cámara de seguridad del bulevar por la peligrosidad a la que están expuestos los comerciantes en el sector.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico