Asegura que regresaba de la peluquería con su hija cuando lo detuvieron

La pareja del detenido Darío Rodríguez denunció ayer ante la Fiscalía abuso de la policía de la Seccional Cuarta en su domicilio. Argumentó que su pareja no tuvo nada que ver con el robo del televisor y que regresaba de cortarse el pelo. Además, afirmó que lo "desmayaron" a golpes antes de llevárselo detenido, al igual que a los restantes implicados.

Moira Rodríguez convocó a este diario para mostrar las condiciones en las que quedó su casa de la calle Juan Moreira 1.046 luego del procedimiento policial registrado el miércoles. La mujer primero aclaró que los efectivos no perseguían a nadie, ya que "los pibes esos ya estaban adentro del patio", cuando los detuvieron.
Reconoció que su cuñado, David Ramos, y Leandro Guichapani "vinieron con un tele, pero mi marido venía de cortarse el pelo con la nena". Ellos residen en la parte trasera del inmueble hasta donde se introdujeron los efectivos que seguían a los sospechosos del robo de la calle Tabaré.
Moira Rodríguez explicó: “mi marido lo sacó a su hermano de la casa y volvió a entrar. Le dijo que el tele no lo esconda acá porque ya sabía lo que iba a pasar y no quería tener problemas porque nosotros vivimos tranquilos acá”.
La joven madre de dos niñas, de 9 meses y 7 años, describió que cuando se asomó al patio, "ya estaba toda la policía adentro rompiéndome todo porque el pibe este, Guichapani, entró a la pieza y el otro igual. No tuvimos tiempo a nada. A mi marido que estaba en la puerta ya lo habían tirado en el sillón, lo desmayaron y le dieron la cabeza contra la mesa, que hay sangre".
La mujer acusó que los efectivos con las escopetas antitumulto “rompieron las puertas. Se ve que estos pibes habían trabado las puertas y empezaron a los perdigonazos. La pared de la pieza tiene un montón de agujeros”, además de que un televisor LCD que resultó con la pantalla rota.
Moira Rodríguez dice que en un momento salió hacia el frente del domicilio con la bebé y su hija “que vio todo con mi hermana y mi sobrinita de 2 años cómo le pegaban a mi marido que no tenía nada que ver en esto. Cuando lo quise venir a defender, un policía me apuntó con la escopeta siendo que yo tenía a ella (la beba de 9 meses)".
Agregó que a Ramos y Guichapani “los desmayaron en la pieza. ¿Viste que hay sangre en el piso? Y para que los chicos se despierten les tiraron agua. Ahí me quedó el vaso manchado" sobre la mesa.
Para la denunciante, la policía “hizo lo que quiso; estaban pasados de alcohol y me rompieron todo. Lo que más importa es que se llevaron a alguien que no tenía nada que ver".
La pareja de Rodríguez señaló que ayer concurrió a la Fiscalía a realizar la denuncia por abuso policial y apremios ilegales. Hoy, en tanto, llevará a testigos debido a que "los mismos vecinos de enfrente decían que se lleven a los otros dos porque mi marido venía de cortarse el pelo con mi nena. Encima lo desfiguraron. El es el más golpeado, siendo que no tuvo nada que ver. No es su cara, tiene otra cara, está todo inflamado”, graficó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico