Aseguran que el decomiso irregular de medicamentos desabasteció a farmacias

Guillermo Monacci, abogado de la droguería perjudicada, consideró que Gendarmería cometió un error al interpretar que el traslado debía hacerse con un remito. "En cada una de las cajas venía la correspondiente factura y una guía de transporte para justificar el traslado", expuso.

El abogado de la Droguería Sur, Guillermo Monacci, cuestionó ayer irregularidades del procedimiento de control que Gendarmería Nacional realizó el 5 de marzo en el Módulo Norte de acceso a Comodoro Rivadavia, donde retuvo mercadería de esa distribuidora e incautó 300 cajas de medicamentos, valuadas en 4 millones de pesos, que incluía vacunas, medicamentos varios y psicotrópicos.
El procedimiento fue caratulado como tráfico ilegal de medicamentos, informó la autoridad de aplicación. Frente a ello, el representante legal de Droguería Sur -con asiento en Bahía Blanca y que tiene a su cargo el abastecimiento de las farmacias en el sur de Chubut y norte de Santa Cruz-planteó que es una empresa "que garantiza autenticidad porque adquiere la medicación a su productor original".
Asimismo comentó que en cada una de las cajas venía la correspondiente factura y una guía de transporte para justificar el traslado. "A mi entender por un error de Gendarmería, interpreta que el traslado debe hacerse con remito y que la ausencia de este es considerado un delito, pero nos parece un exceso porque en todo caso se trataría de una infracción administrativa", argumentó Monacci.
También aclaró que las disposiciones de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), "obligan a transitar con factura o remito no una y otra". No obstante, más allá de esta situación, el apoderado legal consideró que a partir de esos argumentos la causa concluirá con un sobreseimiento al chofer y el esclarecimiento del caso.
Más de la mitad de la mercadería médica que ingresa a Chubut y Santa Cruz "viene de nuestra droguería y cada procedimiento irregular genera un desabastecimiento a la población, como sucedió en este caso donde una persona incluso no recibió la insulina que necesitaba", expuso Monacci.
El representante de Droguería Sur indicó que es la primera vez que tienen un problema de esta magnitud. "En 40 años jamás tuvimos un problema y es llamativo que antes de este puesto de Gendarmería (el vehículo que trasladaba los medicamentos) pasó otros tres y nunca hubo problemas y siempre se transportó de esta manera". En ese sentido consideró que sería recomendable que el puesto del organismo nacional contara con la tecnología adecuada para hacer este tipo de controles ya que por disposiciones de la AFIP en poco tiempo más la factura que emitirá el productor será de tipo electrónica.

HABILITACION
Monacci recordó que la Droguería cuenta con la habilitación de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) en función de auditorías complejas, desde el estado de paredes, hasta certificación de mercadería con profesionales farmacéuticas. En ese caso se convocó como auditor de un procedimiento a un médico cuando se debió llamar a un farmacéutico, dimensionó.
La carga de medicamentos incautada se perdió por las condiciones de resguardo que debe tener dicho tipo de mercadería y ahora hay que iniciar un proceso de destrucción, dijo el apoderado de la droguería. Lo paradójico del caso, sostuvo, es que la medicación se puso en el piso, porque no tienen medios para conservarla.
Acotó que la cuestión también fue que Gendarmería desconoce el funcionamiento de los equipos de refrigeración en los camiones de traslado. "Cada vacuna con cadena de frío viene en tergopor con geles especiales que en cada etapa del desarrollo logístico se cambian", explicó.
Ahora la distribuidora de medicamentos se encargó de suministrar la legislación aplicable a estos casos para que esté en poder de Gendarmería, explicando que la factura da la seguridad en materia fiscal y el ANMAT da seguridad en certificación de origen.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico