Aseguran que el precio de la carne aumentó menos que la inflación en el último año

La carne vacuna registró un aumento promedio inferior al de la inflación específica para "alimentos y bebidas", que en el último año trepó 25,9%, según destacó un relevamiento de 200 puntos de venta en Capital Federal y Gran Buenos Aires.

Los precios de los cortes de carne vacuna medidos en mayo pasado mostraron un alza de 17,5% interanual, por debajo del incremento de 24% de inflación registrado por el INDEC, según un relevamiento del Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (Ipcva).
Incluso, la carne vacuna registró un aumento promedio inferior al de la inflación específica para "alimentos y bebidas", que en el último año trepó 25,9%, destacó el Ipcva, que realizó un relevamiento de 200 puntos de venta en Capital federal y GBA.
En la comparación intermensual, agrega el trabajo elaborado por el área de información económica y estadística del Ipcva, los precios de los distintos cortes vacunos mostraron en mayo una variación positiva de 1,6%, con respecto al mes anterior.
Si se toman en cuenta las variaciones socioeconómicas, en el último mes los precios tuvieron una evolución de 1,5% en los puntos de venta que atienden en barrios de nivel socioeconómico alto, mientras que en los puntos de venta que atienden al nivel socioeconómico medio mostraron una suba de 1,8%, y en aquellos que atienden al nivel socioeconómico bajo los incrementos fueron de 1,3%.
El precio de la carne de novillito se incrementó 3,8%; la de novillo retrocedió 1,6%; y la de vaquillona y ternera mostraron caídas de 0,2%, siempre respecto de abril.
Por otra parte, el comportamiento de los precios de la carne vacuna mostró escasas diferencias entre en las distintas zonas geográficas, con alzas moderadas en la Capital Federal y en todas las zonas del Gran Buenos Aires.
Durante mayo, los precios mostraron una suba mensual de 0,9% y anual de 19% en las carnicerías, que componen el 73% de la muestra; mientras que en los supermercados, que abarcan el 27% restante, se observaron precios con un alza mensual de 3,7% y anual de 12,9%.
Cortes como el lomo tienen un precio aproximado de $28 por kilogramo más alto en los supermercados respecto a las carnicerías, mientras que el peceto la diferencia llega a los $16 y en el caso de la colita hasta $31.
En los cortes de mayor consumo, como los utilizados en la preparación de milanesas, la diferencia de precios se reduce hasta unos $2; en carne picada los supermercados venden el producto a un precio $14 más bajo; mientras que para el asado los supermercados ofrecen el producto a un precio inferior en $17 por kilo.
La carne de novillo, que representa 18% de la canasta, tuvo una caída promedio de 1,6%, la proveniente de haciendas livianas (novillitos, vaquillonas y terneras), 80,5% del total, subas de 2%, con respecto a abril; y la de vaca, con una participación de sólo 1,5%, un alza de 3,4%.
Según el trabajo, el precio del pollo fresco cayó 4,1% en mayo, con respecto a abril; y el precio del pechito de cerdo mostró una suba de 1,2% en el mismo periodo; con relación a mayo de 2016, el pollo incrementó su precio 8,2% y el cerdo +32,1%.
LOS ULTIMOS MESES
En los últimos doce meses, la carne vacuna tuvo un precio relativo 8,5% superior al registrado un año atrás frente a la carne aviar: en mayo de 2016 podían adquirirse 3,23 kilogramos de pollo fresco entero con un kilogramo de asado y en el último mes de mayo la capacidad de compra del corte asado (carne vacuna) en términos de carne aviar se incrementó a 3,50 kilogramos.
Sin embargo, frente al corte de carne porcina pechito de cerdo, el asado mostró un precio relativo 11,1% más bajo y el poder de compra de la carne vacuna pasó de 1,26 a 1,12 kilogramos de carne de cerdo comparando los meses de mayo de 2016 y 2017, concluyó el trabajo.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico