Aseguran que está vivo el hijo de Evo que él había dicho que murió

Se trata del hijo que tuvo con Gabriela Zapata Montaño, una mujer ligada al gobierno boliviano y gerente de una empresa china a quien ayer una jueza le dictó prisión preventiva en una causa por enriquecimiento ilícito, tráfico de influencias y lavado de activos.

El hijo que el presidente de Bolivia, Evo Morales, reveló recientemente que tuvo en 2007 y, según él, murió poco después de nacer, vive y reside en La Paz, afirmaron una tía y una abogada de la madre del niño, a quien ayer se le impuso prisión preventiva en una causa por corrupción.
"Señor, el niño vive, yo lo he tenido en mis brazos; el niño tiene ocho o nueve (años) y está acá", en La Paz, aseguró Pilar Guzmán a la televisora PAT.
Guzmán es tía de Gabriela Zapata Montaño, la madre del niño y gerente de una empresa china a quien ayer una jueza le dictó prisión preventiva en una causa por enriquecimiento ilícito, tráfico de influencias y lavado de activos.
"Conozco la verdad y la verdad se va a saber, que ese niño no ha muerto, que ese niño vive; yo lo tuve en mis brazos cuando tenía cuatro meses, viajé a Cochabamba y lo cuidé", agregó Guzmán.
Más tarde, una de las abogadas de Zapata, Angela Burgoa, afirmó al salir de la dependencia judicial donde estaba recluida su defendida: "El hijo está perfectamente bien. Nos reservamos la información de dónde vive."
El 5 de este mes, cuando Zapata ya había sido denunciada por la oposición pero aún no era investigada por las autoridades, Morales reveló que la abogada había sido su pareja y que ambos tuvieron un niño que, según él, murió poco después.
"Es la verdad que era mi pareja; en 2007 tuvimos un bebé y lamentablemente, nuestra mala suerte, ha fallecido; tuvimos algunos problemas y a partir de ese momento nos distanciamos", dijo entonces el mandatario en conferencia de prensa.
El gobierno boliviano aseguró ayer que Morales "no ha mentido" pero admitió la posibilidad de que el niño esté vivo y sostuvo que, en ese caso, la madre ocultó su existencia al jefe del Estado.
"Nuestro presidente no ha mentido, no le miente al pueblo boliviano, no tiene nada que ocultar", afirmó la ministra de Transparencia Institucional, Lenny Valdivia.
Según la funcionaria, "solo puede haber dos supuesto: si este niño existe, como se está manifestando, quiere decir que la señora Zapata le mintió al presidente respecto del fallecimiento del niño".
Y si "este niño no existe, quiere decir que en este coyuntura la señora Zapata le está mintiendo al pueblo boliviano y pretende desviar la atención para que no se investiguen los hechos que se han denunciado ante el Ministerio Público", agregó Valdivia.
Morales, de 56 años, es soltero pero tiene dos hijos (Eva Liz y Álvaro) de madres diferentes.
Zapata, abogada y licenciada en Ciencias Políticas, de 28 años, es gerente comercial de la empresa CAMC Engineering, a la que el gobierno boliviano adjudicó en los últimos años siete obras por un valor total de 566 millones de dólares.
Tras ser denunciada por la oposición, Zapata fue puesta bajo investigación por el Ministerio Público y detenida el viernes. Ayer compareció ante la jueza Margot Pérez, quien dispuso su prisión preventiva y la envió a la cárcel de mujeres Obrajes, en La Paz.
Morales, quien gobierna Bolivia ininterrumpidamente desde enero de 2006 y tiene mandato hasta enero de 2020, está sospechado de tráfico de influencias por el mismo caso.
El mandatario perdió hace ocho días un referendo en el que buscaba ser habilitado para postularse en 2019 a su tercera reelección consecutiva, posibilidad que prohíbe la Constitución.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico