Aseguran que las constructoras pagaron sobornos millonarios al partido de Temer

El consorcio de constructoras aceptó pagar sobornos equivalentes al 1% del valor del contrato de Belo Monte, la tercera mayor hidroeléctrica del mundo, al Partido del Movimiento Democrático Brasileño.

El flamante presidente brasileño Michel Temer podría verse involucrado en un grave escándalo de comprobarse un informe policial divulgado ayer por el influyente diario Folha de Sao Paulo, que reveló que las empresas que construyeron la central hidroeléctrica de Belo Monte pagaron sobornos millonarios al partido político al que pertenece.
Según la investigación policial, el consorcio de constructoras aceptó pagar sobornos equivalentes al 1% del valor del contrato de Belo Monte, la tercera mayor hidroeléctrica del mundo, al Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), divulgó el diario Folha de Sao Paulo.
El consorcio de constructoras aceptó pagar sobornos equivalentes al 1% del valor del contrato de Belo Monte, la tercera mayor hidroeléctrica del mundo, al Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), según el diario.
El valor del contrato ascendía a 13.400 millones de reales (unos 4.187 millones de dólares), por lo que el soborno sería de 134 millones de reales (41,8 millones de dólares), supuestamente pagados a través de donaciones legales a campañas electorales del PMDB entre 2010 y 2014.
Según la Folha de Sao Paulo, la Policía basa sus sospechas en delaciones realizadas por implicados en el caso de corrupción de Petrobras que se han acogido a acuerdos de colaboración con la Justicia para reducir sus penas, entre ellos Otavio Marques de Azevedo, expresidente de la constructora Andrade Gutiérrez.
Belo Monte fue construida por un consorcio de empresas formado por Andrade Gutiérrez, Queiroz Galvao, OAS, Odebrecht, Camargo Correa, Serveng, Galvao Engenharia y J. Mallucelli.
Según el periódico, los principales beneficiarios de los sobornos fueron cuatro senadores del PMDB, entre ellos el presidente de la Cámara Alta, Renán Calheiros, además de Romero Jucá, Jader Barbalho y Valdir Raupp.
Romero Jucá fue nombrado por Temer ministro de Planificación cuando asumió la Presidencia interinamente el pasado 12 de mayo, pero tuvo que dimitir una semana después por la divulgación de una grabación realizada por la policía en la que sugería que el PMDB pretendía frenar las investigaciones de los casos de corrupción.
El flamante gobierno del presidente Michel Temer reconoció que hubo un importante número de personas en las protestas organizadas por la oposición en San Pablo y otras capitales en contra del mandatario y en reclamo de elecciones anticipadas.

"MANIFESTACION SUSTANCIAL"

"Fue una manifestación con un número muy sustancial, cien mil personas es un número sustancial", declaró ayer el ministro de Hacienda Henrique Meirelles.
Decenas de miles de personas se movilizaron ayer en San Pablo, Río de Janeiro, Salvador y otras capitales bajo la consigna "Elecciones Directas Ya" y "Fuera Temer".
La protesta en San Pablo concluyó anoche cuando la policía reprimió a los campesinos sin tierra e integrantes del Partido de los Trabajadores.
"Este tipo de protestas son naturales en democracia, es natural que ocurran con la gran crisis económica, pero la economía comienza a dar señales de cambio por el cambio de gobierno" y la llegada de Temer, dijo Meirelles, citó Ansa.
Y recordó que meses atrás hubo "un millón de personas" en las calles de todo el país para exigir la salida de Dilma Rousseff, destituida el pasado miércoles por el Senado en lo que muchos calificaron como un golpe parlamentario.
El funcionario habló hoy con periodistas brasileños en China, donde participa en la delegación encabezada por Temer que participa en la cumbre del Grupo de los 20.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico