Asesinan a trece mujeres en los últimos siete años en Comodoro

Desde 2009 hasta 2015 las estadísticas de homicidios en Comodoro Rivadavia registraron una alta tasa en comparación con la cantidad de habitantes, a excepción del año pasado que descendió abruptamente. En ese contexto, muchas mujeres se convirtieron en víctimas de fuegos cruzados, ataques por venganza, violencia de género, robos y violación. En ese período se contabilizaron trece asesinatos: seis causas poseen condenados, cinco están sin esclarecer, hay un imputado prófugo y en la restante los sospechosos están detenidos.

El viernes se cumplió un mes del último crimen de 2015 que se cobró la vida de Anahí Tamara Copa (21), quien nada tenía que ver con el enfrentamiento armado entre dos bandos en disputa. El desenlace conmocionó a los vecinos de la feria denominada "La Saladita" del Quirno Costa que estaban expuestos a esa "bomba de tiempo".
Todos sabían que iba a ocurrir un grave episodio estando en medio de balaceras. Esa bala disparada desde la calle y que no era para Anahí, dejó a un hombre viudo, un bebé de siete meses sin su madre y a una nueva familia destrozada.
El crimen se suma a los numerosos casos en que mujeres fueron el blanco de la violencia de género, la delincuencia y los frecuentes ataques entre bandas antagónicas en Comodoro Rivadavia.
Las estadísticas ilustran que en el período comprendido entre 2009 y 2015 se contabilizaron 196 homicidios, con un promedio de 28 muertes por año. No obstante, la tasa en el último año descendió marcadamente en más de un 50 por ciento con 13 crímenes cuando 2014 se cobró 29 víctimas.
A excepción de 2011, las mujeres integraron esas listas. Seis de ellas –Eliana Epulef (24), Celeste Daniela Colivoro (27), Ana María Molina (40), Katherine Ortellado (16), Norma Juana Curiqueo (62) y Anahí Tamara Copa– fueron víctimas de ataques armados ajenos a ellas.
En cambio, Sonia Díaz (68), María Hilda Cárdenas (81) y Nélida Silvia Rodríguez (78) perdieron la vida en ocasión de robo cuando se encontraban en sus domicilios. Ninguna de esas causas en la actualidad cuenta con sospechosos ni mucho menos detenidos. Por lo tanto, los casos se encuentran impunes.
Otros dos casos fueron los de Irma Iris Martínez (47) y Daniela Flores (26) como consecuencia de la violencia de género ejercida en el seno familiar. En ambos crímenes la justicia condenó a los culpables durante un juicio y hoy se encuentran en prisión en una cárcel de esta ciudad.
Los restantes dos homicidios corresponden a Muriel Bareilles (32) y Yasmin Chacoma (11). El primero se registró en un contexto de pelea entre dos mujeres, donde la víctima fue apuñalada. Y el crimen de la menor de las 1.008 Viviendas fue el más espeluznante por las características de lo sucedido, el cual movilizó a la comunidad y tuvo repercusión en los medios de comunicación a nivel nacional.

SEIS CONDENADOS

En ese contexto, el ataque contra las mujeres no tuvo en cuenta edades, si eran menores, madres o abuelas. Una niña que todavía no había terminado la escuela primaria se vio ultrajada, adolescentes y jóvenes vivían expuestas a la violencia despiadada de los barrios conflictivos, y mujeres adultas que fueron invadidas por el maltrato, los golpes y la delincuencia.
De las treces causas que se registraron en los últimos siete años, seis cuentan con los autores condenados durante un juicio como son Wenceslao Alonso González Vejar, Celestino Daniel Vera, Belén Silva, Segundo Vargas y Miguel Angel Pallalaf. Todos cumplen su pena en distintos lugres de detención.
Otras cinco causas se encuentran sin esclarecer: son los crímenes de Daniela Colivoro, Katherine Ortellado, Sonia Díaz, María Hilda Cárdenas y Nélida Silvia Rodríguez. En dichas investigaciones nunca se llegó a dar con las identidades de los homicidas y la impunidad reinó en el silencio.
En la acusación judicial del asesinato de Ana Molina, el imputado Martín "Casate" Vargas, estuvo detenido. Al ser beneficiado con el arresto domiciliario se fugó a poco de iniciarse el juicio en su contra y desde abril de 2013 (hace dos años y ocho meses) está prófugo de la justicia.
En el que fue último homicidio del año pasado y la decimotercera víctima de homicidio en estos últimos siete años los presuntos asesinos de Anahí Copa se encuentran apresados. Se trata de Rodrigo Alexis Soto (28) y Diego Armando Serrano (25), quienes cumplen prisión preventiva hasta principios del mes de febrero en que la justicia revisará su situación procesal.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico