Asesinaron a la esposa de un intendente en San Luis

Romina Aguilar, esposa del jefe comunal de La Calera, Diego Lorenzetti, salió de su casa y bajó de su vehículo para cerrar el portón cuando fue sorprendida por dos hombres jóvenes armados que circulaban en una moto. La tomaron de la ropa, la arrastraron unos diez metros por el suelo y luego le dispararon entre dos y cuatro tiros.

La esposa del intendente de la localidad puntana de La Calera fue asesinada ayer a la mañana de varios balazos en la puerta de su casa de la capital provincial por desconocidos que se movilizaban en moto, y los investigadores del caso procuraban determinar si le dispararon porque resistió a un intento de robo o si se trató de un ajuste de cuentas.
Fuentes policiales informaron que el incidente se registró minutos antes de las 6:30, cuando la víctima, identificada oficialmente como Romina Celeste Aguilar (32), salía de la vivienda que comparte con el jefe comunal de La Calera, Diego Hernán Lorenzetti; la casa 1 de la manzana 78 del barrio FAECAP, en el norte de la ciudad de San Luis.
La mujer acababa de sacar su camioneta Renault Duster negra para recorrer, como lo hacía todos los sábados, los 57 kilómetros que separan San Luis de La Calera, en el departamento Belgrano, del noroeste provincial, donde cursaba el final de la escuela secundaria a través del programa Plan de Inclusión Educativo (PIE).
Según relataron los voceros, Aguilar bajó del vehículo unos momentos para cerrar el portón de la casa, cuando fue sorprendida por dos hombres jóvenes armados que circulaban en una moto, que la tomaron de la ropa, la arrastraron unos diez metros por el suelo y luego le dispararon entre dos y cuatro tiros.
La mujer falleció de forma prácticamente instantánea, mientras que los agresores volvieron a subir a su rodado y se alejaron del lugar a toda velocidad.
Una vecina de la cuadra que advirtió lo sucedido se comunicó con el Centro de Atención de Emergencias de San Luis, por lo que poco después se presentaron en el lugar efectivos de las divisiones Homicidios, Delitos y Criminalística de la Policía puntana.
Los policías montaron un rápido operativo rastrillaje en los alrededores con la intención de dar con los asesinos, aunque hasta la tarde no obtuvieron resultados.
También fueron convocados a la escena del crimen médicos del Hospital San Luis, quienes constataron que Aguilar ya estaba fallecida.
Con respecto al móvil del crimen, y si bien observaron que a la víctima no le faltaba ninguna de sus pertenencias personales y que los atacantes no habían robado la camioneta, los investigadores aún no descartaban ninguna hipótesis.
Es que una línea de trabajo de la pesquisa es que Aguilar pudo haber intentado resistir el asalto, y que por eso los ladrones dispararon para luego escapar sin concretar el robo.
Los detectives de Homicidios también exploraban ayer la hipótesis de que el crimen esté motivado por una venganza o ajuste de cuentas, por lo que procuraban determinar si la mujer tenía deudas, problemas con terceros o incluso si el ataque pudo provenir de enemigos del ámbito comercial o político de su marido.
"Me mandaron a matar a mi mujer, cómo le explico a mis hijos", expresó ayer entre lágrimas el propio intendente de La Calera a un medio de comunicación local.
Interviene en la causa el Juzgado de Instrucción 3 de la Primera Circunscripción Judicial en turno de San Luis, a cargo de María Virginia Palacios Gonella.
La jueza ordenó el traslado del cuerpo de Aguilar a la morgue judicial de la ciudad de San Luis, donde se le practicará la operación de autopsia durante las próximas horas.
Aguilar, oriunda de La Calera, tenía junto con Lorenzetti un hijo adolescente que en el momento del crimen no se encontraba presente en la vivienda.
Si bien vivían juntos en la capital de la provincia, Lorenzetti se traslada diariamente hacia La Calera, una pequeña localidad de unos 600 habitantes.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico