Asesinaron a un anciano, el único testigo es ciego y uno de los imputados es hipoacúsico

Para que el sospechoso que padece hipoacusia pudiera ejercer su derecho de defensa, debió ser asistido por una intérprete en lenguaje de señas. Tras prestar declaración indagatoria recuperó la libertad, pero continúa vinculado a la causa. Solo uno de los cuatro detenidos continúa en prisión preventiva. Se trata del sospechoso de haber cometido el crimen.

Un anciano fue asesinado frente a un amigo, que es ciego, y por el homicidio hay cuatro imputados, entre ellos un hipoacúsico que debió ser asistido por una intérprete de señas para poder declarar ante la Justicia.
El asesinato se produjo el domingo en un campo de Colán Conhué, a 130 kilómetros de Esquel. La víctima fue Víctor Artemio Meza Maldonado (74), quien fue encontrado asesinado a golpes y con una herida de arma blanca.
Al momento del hallazgo del cuerpo, estaba en el lugar el dueño del campo, Andino Moreno (79), quien relató haber estado presente durante el ataque aunque como es ciego solo pudo aportar los datos de lo que escuchó.
De acuerdo a su testimonio, los investigadores determinaron que todo comenzó cuando cuatro jóvenes domiciliados en Esquel se trasladaron en un vehículo hasta la zona de Colán Conhué, donde se quedaron sin combustible, por lo que pidieron ayuda en el establecimiento rural "Rincón de los álamos", situado en las cercanías.
Allí, aparentemente fueron recibidos de mala gana por Meza Maldonado, quien vivía en ese lugar junto a su amigo ciego y se negó a asistirlos.
Según sospechan los investigadores, uno de los cuatro hombres que llegaron al predio conocía a Meza Maldonado, por lo que mantuvo una pelea con él que terminó con el anciano asesinado a golpes y de una puñalada frente a su amigo, que escuchó todo lo sucedido.
Tras el crimen, los cuatro hombres se retiraron del campo y caminaron hasta Colán Conhué, donde un vecino que ignoraba todo lo que acababa de ocurrir los llevó hasta Esquel para que consiguieran combustible.
En forma paralela, un vendedor ambulante que por casualidad llegó a Rincón de los álamos encontró a Meza Maldonado asesinado junto a su amigo, quien le pidió auxilio y le relató lo que había sucedido para que llamara a la policía.
A raíz de la denuncia policial, los cuatro sospechosos fueron detenidos cuando regresaban en el auto ya cargado con combustible a Esquel.
El fiscal a cargo de la causa, Marcelo Crettón, analizó las actuaciones y pidió la prisión preventiva de los cuatro detenidos por el delito de "homicidio agravado", aunque en la audiencia de control realizada el miércoles, el juez resolvió mantener detenido solo a uno de ellos, identificado como Isaías Díaz (22) y excarcelar aunque mantener imputados a los otros tres, entre ellos un hipoacúsico.
Durante la diligencia judicial a cargo del juez José Colabelli, y para que pudiera ejercer su derecho de defensa, ese detenido, identificado como Boris Vivian Toro (26), debió ser asistido por una intérprete en lenguaje de señas, debido a las dificultades que tiene el hombre para expresarse.

FALENCIAS DE LA JUSTICIA

El abogado de Toro explicó a la agencia de noticias Télam que su cliente estuvo 48 detenido sin poder hacer su descargo debido a que no podía declarar, hasta que intervino una perito intérprete judicial que casualmente se hallaba en la zona.
El defensor dio una versión totalmente distinta del Ministerio Público y explicó que en realidad a Toro, dueño del vehículo en el que se desplazaron los acusados, lo obligaron a ir a la zona de Colán Conhué y no manejó, sino que fue ubicado en los asientos de atrás.
"Mi cliente es lo que popular y lamentablemente se denomina sordomudo, por lo que no pudo explicar su inocencia hasta que intervino una perito que encima es la única habilitada por la justicia y estaba de casualidad en la cordillera", dijo el letrado.
El abogado se quejó porque "la Justicia no está preparada para este tipo de casos" y consideró: "tampoco lo está la Policía, que no recibe ninguna instrucción para atender casos de personas con discapacidad".
Además de Toro y Díaz, los restantes imputados son Juan Carlos Bernardo (21) y Facundo Miguel Antichipay (19).

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico