Atacó a tiros a un joven y a los tres policías que intentaron protegerlo

La justicia de Sarmiento formalizó la investigación contra Luis Espinoza por los delitos de amenazas agravadas, abuso de arma y resistencia a la autoridad. El imputado baleó en Río Senguer a los ocupantes de un auto, quienes pidieron auxilio en la comisaría local. Hasta allí llegó el agresor con el rifle en sus manos. Disparó contra el jefe policial y otros dos efectivos sin llegar a herirlos. Tras una persecución fue detenido y ayer tras la audiencia de control ya recuperó la libertad.

El jefe de la comisaría de Río Senguer, subcomisario Gustavo Toledo, y dos efectivos vivieron verdaderas escenas de película durante un episodio armado registrado el sábado por la mañana afuera de la dependencia. Por fortuna no hubo que lamentar víctimas.
El caso recién ayer tomó estado público al celebrarse la audiencia de control de la detención y formalización de la investigación en la Oficina Judicial de Sarmiento contra el sospechoso Luis Alfredo Espinoza (26). Desde el mismo momento del episodio las autoridades policiales mantuvieron un absoluto hermetismo sobre lo sucedido.
Según pudo averiguar Diario Patagónico en las fuentes oficiales, el acusado hacía un año que había llegado a esa localidad, proveniente de Río Mayo. El acto judicial estuvo presidido por el juez penal Roberto Casal.

DISCUSION Y TIROS
La fiscal Andrea Vázquez relató que los incidentes se desencadenaron a las 6 del sábado sobre la avenida Fontana, en Río Senguer. Según las denuncias de las tres víctimas, estos se encontraban a bordo de un Ford Escort cuando se acercó una camioneta Ford 100 con cuatro ocupantes. Allí estaba Espinoza.
Se inició una discusión entre los ocupantes de ambos rodados por una pelea anterior, indicaron las fuentes oficiales. Uno de los integrantes del grupo de la F-100 habría cargado un arma de fuego para luego ponerla en manos del imputado. Este lo amenazó al conductor del Escort diciéndole: "te voy A hacer cagar".
Ante esa circunstancia los jóvenes subieron al auto y se retiraron del lugar. Lo que para la fiscal sería el segundo delito se produjo minutos después a una distancia de 25 metros de donde ocurrió la discusión de los bandos y la posterior amenaza de muerte.
En ese sentido, las víctimas manifestaron que al girar con el auto por la calle Islas Malvinas, desde la camioneta Espinoza les disparó con un rifle. La bala destrozó la luneTa y el vidrio de la puerta trasera derecha sin alcanzar a ninguno de los ocupantes.

ATAQUE A LOS POLICIAS
Las víctimas se dirigieron hasta la comisaría para poner en aviso de la agresión sufrida, donde se registró el tercer y el más grave de los delitos. En la vereda de la dependencia además de los ocupantes del Escort estaban los dos policías de guardia y su jefe porque esperaban controlar la salida del único boliche bailable del lugar.
En ese contexto apareció la camioneta Ford F 100, en la cual Espinoza estaba ubicado en la caja del rodado. El grupo agresor estacionó el vehículo en la mano contraria, frente el bulevard de la comisaría. El subcomisario Gustavo Toledo advirtió que uno de los hombres estaba armado y le dio la voz de alto.
Sin importarle las consecuencias y la presencia de la autoridad, Espinoza levantó el rifle y efectuó disparos en dirección a los ocupantes del Escort y los policías sin herir a nadie. Un agente efectuó dos disparos disuasivos al aire con la Itaka, pero el imputado no cesó en las agresiones y realizó más disparos esta vez contra el subcomisario.
Los uniformados utilizaron sus armas reglamentarias, pero Espinoza se tiró hacia la caja de la camioneta y el conductor emprendió la fuga. Tras la persecución los sospechosos fueron detenidos en la vivienda de uno de ellos y se secuestró el rifle.

IMPUTADO Y LIBRE
La fiscal jefe de Sarmiento requirió que declare legal la detención del sospechoso y calificó los delitos como amenaza con arma, en concurso real con abuso de arma, en concurso real con abuso de arma y resistencia a la autoridad, en calidad de autor para Espinoza.
Además, solicitó la aplicación de medidas sustitutivas de la prisión preventiva para el detenido como prohibición de contacto entre Espinoza y los damnificados. También solicito que se presente cada quince días en la comisaría local.
El defensor público que asesoró al imputado, Gustavo Oyarzún, no formuló objeciones a la pieza de apertura presentada por la Fiscalía. El magistrado dio por formalizada la investigación y declaro legal la detención. Hizo lugar a los pedidos de seis meses de plazo de investigación para concluir la misma.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico