Atrapados en la terminal

En la terminal de transporte de larga distancia cientos de personas deambulaban ayer esperando que se abriera la ruta Nacional Nº 3 y así continuar viaje luego de haber llegado a la ciudad el viernes o el sábado, en medio del apagón. Los viajantes esperaban novedades sobre el estado de las rutas y pedían mayor contención de las autoridades y de algunas empresas que no se ocuparon de sus pasajeros.


“Yo salí el viernes de Gallegos y llegué el sábado a las nueve y media. Tenía que salir a Bahía Blanca, pero tuve que quedarme acá. Encima cuando llegué no había ni luz”, contó Guillermo Gallardo, quien ayer por la tarde, entre mate y galletitas, acompañado por otros viajantes, esperaba que se abriera la ruta Nacional Nº3, camino a Trelew, y así poder volver a su casa.
A Guillermo se lo veía cansado, aburrido, y también preocupado porque el día en que tenía que volver a trabajar lo encontró sentado en la Terminal de larga distancia de Comodoro Rivadavia, con la incertidumbre de no saber cuándo llegará a su ciudad.
Teresa Yaski también ayer esperaba volver a su casa, luego de que el viernes saliera de Trelew a las 19. En su caso, la odisea fue aún peor ya que además de quedar atrapada en esta ciudad, tuvo que ser rescatada junto al resto de los pasajeros que ese día salieron desde el valle con destino a Comodoro Rivadavia.
“Estuve varada hasta el domingo a las 3, a 42 kilómetros de acá, y de allá nos trajeron las tanquetas del Ejército hasta la Policía. De ahí nos trajeron para acá”, contó.
La mujer vino a Comodoro a visitar a familiares, pero ayer quería volver a Trelew, como tenía previsto. Teresa estaba visiblemente molesta porque a la poca atención se sumaba la falta de solidaridad. “Acá no hay papel higiénico, no ponen y la empresa nuestra ni una ayuda nos dio. Otras les dieron comida a sus pasajeros y les abrieron los colectivos para que duerman, pero la nuestra nada”, señaló, coincidiendo con Guillermo, quien en referencia a Transportadora Patagónica Don Otto dijo: “ni un café nos trajeron”.
Ignacio Teves, en tanto, esperaba que se abriera la ruta para poder viajar a Mar del Plata, tal como tenía pensando por un inconveniente familiar. "Saqué boleto el día 16 para el día 17. Tengo familia acá, pero necesito salir porque precisamente allá tengo un problema familiar”, contó.

ALTOS COSTOS Y MUCHA
INCERTIDUMBRE
Lo cierto es que para los pasajeros que se encuentran varados en la terminal el panorama es complejo, ya que la estadía en esta ciudad les resulta costosa y tampoco tienen la seguridad de que en caso de que se levante el corte los notificarán sobre la partida de la unidad que los debería llevar a destino.
“No podemos hacer nada porque prácticamente el primer día que llegamos dijeron que no íbamos a salir, pero no nos avisan si va a salir o no; no nos llaman por teléfono, entonces hay que esperar”, contó Alejandro Vega, quien debe continuar viaje a Bahía Blanca luego de haber salido de Río Gallegos.
Por esta razón, le reclamaban un poco de "solidaridad" a Transporte Don Otto, la única empresa, según denunciaron diferentes fuentes, que no les abrió las puertas de las unidades a sus pasajeros, en una actitud que deja mucho que desear, señaló María Calderón. “No te dan ni siquiera información. Nosotros somos de Caleta, íbamos a Mar del Plata por problemas de salud. Pagamos 2.500 pesos los pasajes pero nadie te dice nada, nadie te ofrece nada. La verdad que pésimo todo porque acá hay gente grande”, señaló, coincidiendo con Marisa Bauer, que también criticó la falta de tacto de las autoridades.
“Ayer (por el domingo) había muchísima gente y estaba la confitería cerrada, los baños colapsados y nadie del municipio vino a ver qué se necesitaba. En mi caso me pude hospedar donde un familiar, pero otros no tienen a nadie”, lamentó.
Según explicó Aníbal Rivas, director de la terminal de larga distancia de Comodoro, por la emergencia climática que obligó a cortar la ruta Nacional Nº 3 el fin de semana hubo más de 300 pasajeros varados. Sin embargo, una vez que se abrió la ruta a Caleta Olivia muchos se fueron. El funcionario aseguró que durante estos días el municipio les dio desayuno, mate cocido y algunas facturas. Mientras algunas empresas también les ofrecieron desayuno, almuerzo y cena. Además les hemos prestado el baño para que se higienicen. Pero esto no depende de nosotros”, señaló.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico