Atrapan a dos asaltantes con una pistola similar a la que utiliza la policía

Los efectivos de la Quinta fueron alertados cuando dos delincuentes perpetraban un robo armado en un kiosco, y uno de los sujetos apuntaba a la víctima para llevarse la recaudación.

Efectivos de la Seccional Quinta fueron alertados a tiempo cuando dos delincuentes perpetraban un robo armado en un kiosco, y uno de los individuos apuntaba a la víctima para alzarse con la recaudación. Fue desarmado y encarcelado junto a su cómplice. La justicia ayer le dictó un mes de prisión preventiva a uno de ellos.
El robo se registró a las 17:30 del lunes en el comercio “La Villa” que funciona sobre la calle Ostoich 1503, donde la propietaria atendía a través de una pequeña ventana justamente para evitar robos. Sin embargo, uno de los ladrones extrajo un arma de grueso calibre y encañonó a la mujer que estaba sola.
La acción delictiva fue observada por un motociclista que avanzó unas cuadras y puso en aviso al móvil 657 de la Seccional Quinta que patrullaba la zona. Al arribar los efectivos, uno de los malvivientes estaba con el brazo metido en la ventana y con el arma en la mano.
Al darle la voz de alto, el individuo se dio vuelta y apuntó a los tres uniformados que lograron reducir al pistolero y su cómplice. El primero, identificado como Jonathan Javier Díaz (24), tenía en su poder una pistola 9 milímetros marca Browning Hi Power, similar a la que utiliza la fuerza policial, y que contenía doce balas. Se cree que se trataría de un arma robada a un policía.
El restante sospechoso fue identificado como Jorge Cristian Romero (19). Sus familiares que residen en las cercanías se presentaron en el operativo y apedrearon a los uniformados, indicaron fuentes policiales. A pesar de que la damnificada se negó a radicar la denuncia por represalias, la policía aseguró que actuó de oficio.
Durante la mañana de ayer se desarrolló la audiencia de control de detención, donde Díaz y Romero fueron imputados por el delito de robo agravado por el uso de arma de fuego y portación ilegal de arma. El primero recibió un mes de prisión preventiva y fue alojado en la alcaidía policial. Su compañero recibió prohibición de acercamiento al comercio.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico