Aumento del boleto: la información recibida por los concejales fue a cuentagotas

Lejos de agilizar el acceso a la información, el debut del Ente de Control de los Servicios acotó los datos que los concejales tienen para analizar el nuevo costo del boleto de transporte público en Comodoro Rivadavia. El flamante organismo planteó exposiciones que fundamentan la suba desde el punto de vista del subsidio municipal e incluso respaldan el tercer tramo de la suba como "preventiva", pero no la fundamentan. Tampoco cotejan, cuestionan, ni controlan ninguna de las cifras que plantea la empresa transportista, cuya ganancia empresaria ni siquiera está explicitada en los esquemas presentados.

La implementación del Ente de Control de los Servicios Públicos fue un reclamo largamente planteado en Comodoro Rivadavia, sobre todo en las tres audiencias públicas a las que fue sometido el sistema de transporte público de pasajeros (2009, 2013 y 2015 con la prórroga del contrato a la empresa concesionaria Patagonia Argentina).
El argumento para su conformación es que sería ese organismo quien controlaría los datos que brinda la empresa como única fuente para basar los aumentos y que control redundaría en la mejora de la prestación y en la preservación de los derechos de los usuarios.
Constituido formalmente en marzo pasado, y con actuaciones fugaces en algunos temas de coyuntura vinculados a tarifazos ajenos a su injerencia, el Ente debuta ahora en pleno en sus tareas con este nuevo aumento de boleto que pretende ajustar el valor en un 116% global en los próximos diez meses, cuando se completen las tres escalas del incremento propuesto. El valor del pasaje pasaría de los $6 actuales a $9 en un primer tramo, para luego llevarlo a $11 en enero y a $13 en mayo.
Sin embargo, de las presentaciones del Ente de Control que integran Luis Ferrero, Luis Velásquez y Fernando Barría, se desprenden planteos netamente técnicos que sólo resumen la misma información que presenta la empresa concesionaria, sin efectuar propuestas, controles o cuestionar alguno de los ítems, como implicaría el pleno ejercicio del perfil de "contralor" del organismo.
De hecho, la documentación, que seguramente será a la que también tendrán acceso los ciudadanos que se inscriban para participar de la audiencia pública, no explicita en ninguna de sus fojas la ganancia empresarial del 12% total del costo del servicio garantizada por contrato, pudiendo generar confusiones sobre los verdaderos ítems que hacen al esquema de costos, que se reflejan solo con incidencias porcentuales y de ningún modo con montos numéricos, a excepción de lo que refiere al subsidio municipal.
Según el Ente, históricamente el subsidio municipal rondaba entre el 4,5% y el 7% del costo el servicio y la cobertura por venta de boletos era del 50%, y esta es la proporción que se intenta sostener con el aumento que se propone en tres tramos, aunque no acompaña el planteo con un análisis vinculado a la cantidad de pasajeros transportados, ni cuántos choferes y unidades afecta el servicio.
Mucho menos precisa cuáles son los montos que se reciben por la vía de subsidios nacional y provincial, entre otros datos de los que se carece oficialmente.

UN AUMENTO "POR LAS DUDAS"
El organismo plantea que en mayo último el subsidio municipal representó el 17% del costo del servicio, impactando con 4,1 millones de pesos sobre un total de 23, 5 millones, y que para el mes de junio con la paritaria salarial de Unión Tranviaria Automotor, (que aumentó en más de un 8% el costo laboral) se hace necesario aplicar la suba que lleve el boleto a $9 para que el subsidio municipal represente el 4,7% del costo total del servicio, es decir una proporción de 1,2 millones de pesos sobre un total de 25,5 millones.
El argumento es similar -y único- para fundamentar el segundo escalón de la suba que llevará el boleto a $11 en enero, pero resulta llamativo el planteo con el que el Ente sostiene la necesidad de aplicar un tercer escalón de incremento en mayo.
"Ya hacia fines de 2016 y en proyección hacia 2017 habrá que considerar un incremento del resto de los costos que componen el servicio. Una proyección muy conservadora de los incrementos de costos que deberán afrontarse conforma un nuevo estadio del valor del servicio, que lo sitúa en el orden de los 32 millones de pesos", argumenta el Ente que no acompaña tal afirmación con dato alguno. Y agrega: "debe considerarse un nuevo movimiento en el valor del boleto. Se contemplaría así un tercer estadio (mayo 2017) con el valor del boleto a $13".
La frase confirma que el Ente efectuó la proyección de modo absolutamente estimativo y de manera"preventiva" considerando futuros aumentos, algo que infringe la ordenanza marco que determina la posibilidad de discusión del boleto cuando haya una variación "acreditada" -no supuesta- del 9% del esquema de costos.
El hecho no deja de ser llamativo si se tiene que el propio Ente admite en sus planteos que se aguarda el poder contar con los números concretos que arroje el Sistema Unico de Boleto Electrónico (SUBE), como base de confiabilidad de un sistema al que de todos modos le avala un tercer aumento "por las dudas", como si se tratara de un área de la Secretaría de Hacienda municipal, y no un organismo de control independiente.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico