Autobuses paga sueldos, pero no tiene prórroga para circular

El conflicto suscitado en la empresa de transporte urbano de pasajeros Autobuses Caleta Olivia solo se destrabó ayer en un solo frente al quedar depositados los sueldos de sus 60 trabajadores, pero como aún no se formalizó la prórroga del contrato con el municipio la flota de casi 20 colectivos permanece detenida en la base del barrio Perito Moreno.

Caleta Olivia (agencia)
Las negociaciones "locales" se reanudaron a mediodía en la Secretaría de Trabajo, donde esta vez acudió el abogado Eugenio Gómez Carrasco en representación del Ejecutivo municipal, luego de que la empresa transportista de capitales santafesinos solicitara a las autoridades del organismo laboral que se citara por la "fuerza pública" a funcionarios de la comuna, en caso de no concurrir de manera voluntaria.
En ese ámbito se supo que la gestión del intendente José Córdoba confirmó un aporte de aproximadamente 900 mil pesos como parte de la deuda de 2 millones que viene reclamando Autobuses en concepto de subsidios que provienen de Nación, en tanto que la empresa destinó otra suma menor, estimada en 200 mil.
Estos fondos, según lo hizo saber a El Patagónico uno de los voceros de los trabajadores, permitirán cancelar hoy los sueldos de noviembre, una cuota del adicional por el retroactivo acordado en paritarias y los gastos en concepto de viandas.

SIGUEN DISCUTIENDO PRORROGA DEL SERVICIO
Las negociaciones por el otro frente del conflicto se reanudaron ayer por la tarde en Buenos Aires y están vinculadas con una prórroga del servicio por un lapso estimado en 90 días.
En este caso intervienen altos directivos de la empresa y el intendente electo, Facundo Prades, quien fue facultado para actuar en el tema por las autoridades comunales que se aprestan a finalizar mandato.
El contrato finalizó el 30 de noviembre y legalmente Autobuses no puede continuar prestando servicio, salvo que llegue a un acuerdo con el municipio, algo que en esta etapa de transición de mando de autoridades se torna complicado.
En consecuencia, esta vez los colectivos no circulan por una huelga de choferes, sino por la finalización de un contrato y su futuro se torna incierto por no saber si continuarán dependiendo de Autobuses, o bien pasarán a formar la planta de otra empresa que se presente para reemplazar a la actual.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico