Avalan el plebiscito para refrendar los acuerdos de paz en Colombia

El pasado 23 de junio el gobierno y las FARC firmaron el acuerdo sobre el "Fin del Conflicto" que incluye un cese del fuego unilateral y definitivo, así como un cronograma para que los guerrilleros dejen las armas.

La Corte Constitucional de Colombia avaló el plebiscito como mecanismo para refrendar los acuerdos de paz que el gobierno firme con las FARC en las negociaciones que se llevan a cabo en Cuba, decisión que de inmediato fue celebrada por el presidente Juan Manuel Santos, quien consideró que podría ser el voto más importante en la vida de cada ciudadano.
El plebiscito, que tiene carácter vinculante, fue una iniciativa del propio mandatario para que sea el pueblo quien dé "la última palabra" a lo que se acuerde con las FARC.
Apenas conocida la decisión del tribunal, el ministro colombiano del Interior, Juan Fernando Cristo, dijo que es posible que el plebiscito se celebre en setiembre próximo.
"Es una oportunidad histórica para construir una nación distinta en paz y construir una Colombia equitativa para todos", dijo Cristo a la cadena de radio Caracol.
El ministro también enfatizó que "el gobierno promoverá la campaña por el sí con total respeto hacia quienes no comparten esta posición y dará plenas garantías para que todos los sectores defiendan sus posiciones".
En cambio, el senador opositor Alfredo Rangel, del partido Centro Democrático, fundado por el ex presidente Alvaro Uribe, lamentó la postura de la Corte y advirtió que el resultado del plebiscito "está abierto" porque "nada garantiza" que gane el "sí" o el "no".
Por otra parte, hoy comenzará en Colombia un nuevo período de sesiones legislativas, este año marcado por el tratamiento de 44 proyectos para implementar los acuerdos de paz que firme el gobierno con las Farc.
En el debate que se hizo en la Corte, la iniciativa tuvo siete votos a favor y dos en contra, informaron fuentes jurídicas.
La presidenta de la Corte Constitucional, María Victoria Calle, señaló que para el alto tribunal el proyecto de ley que establece un plebiscito para la paz cumplió con el trámite de ley, razón por la cual lo declaró ajustado a la Carta Política.
En lo relacionado a las campañas por el "sí" o el "no" en la consulta, la Corte incorporó una prohibición para vincular contenidos que promuevan partidos, movimientos políticos o candidaturas a cargos de elección popular.
El proyecto de plebiscito aprobado en el Congreso establece un umbral del 13% del censo electoral para lograr la aprobación, por lo que el "sí" necesitaría de 4.396.626 votantes para que sea válido.
En caso de que sea el "no" el ganador del referendo, cuya fecha de celebración aún no está definida, no se pierde todo el trabajo de negociación hecho desde noviembre de 2012 sino que habría que renegociar los términos pactados.

APOYOS DIVERSOS
Diferentes sectores políticos, entre ellos los que sostienen al gobierno y la izquierda, anunciaron que pedirán el "sí" en el plebiscito, así como la Iglesia, refirió EFE.
"Será un momento histórico -verdaderamente histórico- en el que tendremos la oportunidad y la responsabilidad de hacer sentir nuestra voz, porque lo que está en juego es de enorme importancia", exclamó un eufórico Santos en una alocución al país poco después de que se conociera el fallo favorable.
El gobernante manifestó que "probablemente es la decisión de voto más importante que cada uno de nosotros tendrá que tomar en toda su vida" y destacó el valor del mecanismo del plebiscito, del que, dijo, "es una de esas formas de participación popular, en la que pueden expresarse todas las voces y las ideas con la tranquilidad de poder hacerlo sin temor, sin miedo".
Igualmente, dijo que tras la aprobación de la Corte Constitucional ahora lo que viene es terminar de discutir y acordar los temas que están pendientes y que hasta entonces y "solo entonces, podremos afirmar que todo está acordado".
El pasado 23 de junio el gobierno y las FARC firmaron el acuerdo sobre el "Fin del Conflicto" que incluye un cese el fuego unilateral y definitivo, así como un cronograma para que los guerrilleros dejen las armas, pero aún falta resolver detalles que quedaron pendientes de los otros cuatro puntos de la agenda de negociación.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico