Avila Maya había huido en auto y estaba por abandonar el país

Así se desprende de escuchas telefónicas. El minucioso trabajo de la Brigada de Investigaciones junto a los fiscales Camila Banfi y Cristian Olazábal permitió dar con el evadido. Se había fugado el 5 de marzo de la Seccional Segunda donde cumplía condena por el asesinato de Santiago Blanco. Ocho días más tarde habría dejado esta ciudad para dirigirse a Tres Arroyos y luego a Mar del Plata donde ayer fue detenido. Esta noche se espera su arribo a Comodoro Rivadavia trasladado por una comisión policial.

El mendocino Lucas Avila Maya (24) estuvo prófugo 38 días. Aunque el personal de la Brigada de Investigaciones de Comodoro Rivadavia -a cargo de los comisarios Julián Vilches y Juan Carrasco- tenían datos sobre sus movimientos, mantuvieron la cautela hasta concretar ayer la detención del peligroso prófugo.
El condenado a 17 años de prisión por el homicidio del empresario Santiago Blanco (41), ocurrido el 5 de agosto de 2014 durante un asalto a una vivienda, estaba alojado en un calabozo de la Seccional Segunda cuando escapó. Ocurrió el sábado 5 de marzo último. Esa noche el preso apiló unas siete sillas en la sala de visitas para huir por los techos luego de romper las rejas del patio interno.
En ese momento un jefe policial que se mudaba a la vivienda lindante a esa comisaría vio a un hombre correr y avisó a los efectivos. Luego estos constataron la fuga de Avila Maya.
Según la información a la que accedió El Patagónico, el evadido estuvo escondido en esta ciudad hasta el 13 de marzo, presuntamente en viviendas de familias gitanas. Tenía relación con esa comunidad que le daba asilo desde que llegó desde la provincia de Mendoza junto a sus amigos Gustavo Martínez (condenado por el robo donde fue asesinado Blanco) y Mariela Martínez (imputada en la causa y luego absuelta).
Según la información recabada por los investigadores a partir de escuchas telefónicas autorizadas por la justicia, Avila Maya habría abandonado Comodoro Rivadavia el 13 de marzo por vía terrestre. Habría sido sacado en un automóvil y en más de 1.200 kilómetros que transitó por la ruta Nacional 3 no fue detenido en ningún control.
De esa forma llegó hasta Tres Arroyos, provincia de Buenos Aires, donde permaneció al menos una semana en la casa de una familia zíngara. Desde ese lugar mantenía continuas comunicaciones con su pareja que reside en Mendoza y con la que tiene un hijo.

IBA A ABANDONAR EL PAIS

En todo momento los familiares de Avila Maya leían los medios de comunicación de esta ciudad y lo mantenían informado sobre la tarea que efectuaba la policía sobre su búsqueda, se desprende de las escuchas.
Luego de pasar por Tres Arroyos, hacia fines del mes pasado el fugado llegó a un barrio residencial de Mar del Plata, también a una vivienda perteneciente a una familia zíngara, cerca al hotel Sheraton, precisaron las mismas fuentes.
Al trabajo de inteligencia de la Brigada de Investigaciones de Comodoro Rivadavia se sumó el de la Dirección Departamental de Investigaciones (DDI) de Mar del Plata.
El sábado último viajaron a esa ciudad el jefe de la Brigada, Julián Vilches, y los oficiales Pablo Lobos, Raúl Firmapaz y Raúl Díaz. Durante la mañana de ayer se instalaron en el barrio alejado del casco céntrico donde estaba viviendo Avila Maya para continuar con las averiguaciones.
Cerca de las 13 de ayer fue visto salir del domicilio y luego de caminar unos metros fue rodeado y reducido por los policías sobre la calle Triunvirato al 1.800, precisaron fuentes oficiales. Mediante los exhortos correspondientes por la justicia de Chubut será trasladado por la Brigada y llegaría en la jornada de hoy a Comodoro Rivadavia.
Para mañana se prevé que se realice la correspondiente audiencia de control de detención y apertura por el delito de evasión contra Avila Maya.
Como anticipó El Patagónico, antes de abandonar esta ciudad y para financiar su huida hacia Buenos Aires, el peligroso delincuente habría sido el autor de un asalto cometido a una familia de gitanos ocurrido el domingo 13 de marzo. Sería quien se alzó con $200.000 y un arma, denunciados como robados. Con ese dinero habría adquirido un vehículo Volkswagen Bora, que habría utilizado para salir de Comodoro Rivadavia.
El domicilio asaltado fue el de la familia de Omar Cruz a quien Avila Maya conocía ya que, como mencionó durante el juicio por el homicidio de Blanco, en esa vivienda cambió uno de los vehículos que se utilizaron en el robo seguido de muerte.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico