Avila Maya sigue prófugo y está sospechado de robarle a un gitano $200 mil y un arma

El condenado por homicidio ya lleva 21 días prófugo. Durante la noche del sábado 5 de este mes escapó de la Seccional Segunda. El domingo 13 Omar Cruz, integrante de la comunidad gitana, fue víctima de un robo en su vivienda y lo mencionó como sospechoso. El domicilio de Cruz es el mismo lugar donde el 5 de agosto de 2014 Avila Maya cambió de vehículo cuando escapaba luego del homicidio de Santiago Blanco.

Lucas Avila Maya (24), el homicida del empresario Santiago Blanco (41), cumple hoy tres semanas prófugo de la Justicia. Su paradero sigue siendo un misterio para los investigadores después de haberse escapado por los techos de la Seccional Segunda apilando siete sillas.
Tras su fuga ha sido señalado como sospechoso de haber protagonizado al menos dos robos ocurridos durante las últimas semanas en Comodoro Rivadavia. Uno de ellos sucedió el domingo 13 de marzo. Según le confiaron fuentes de la investigación a El Patagónico, la víctima fue Omar Cruz, un integrante de la comunidad gitana dedicado a la venta de vehículos, quien en su domicilio de Canadá al 2.400 sufrió el robo de 200 mil pesos, joyas de oro y un arma de fuego.
El autor ingresó por el patio de la vivienda cuando no se encontraba nadie y tenía el dato exacto del botín. Para el damnificado, uno de los principales sospechosos es Avila Maya.
Hay que recordar que en el juicio en donde a Avila Maya se lo condenó a 17 años de prisión, se acusó a Mariela Martínez –luego absuelta- de ayudarlo a escapar a éste y a Gustavo Martínez –el otro condenado- desde la casa de la familia Blanco, trasladándolos hasta la casa de Cruz, donde dejaron la VW Caddy en la que llegaron al lugar del asalto.
En la vivienda de Cruz, según el relato de la Fiscalía, abordaron una Ford Ranger (dominio LMA 293) para buscar refugio en la propia casa de Mariela Martínez, ubicada en Calle 2 N° 983. Después se dirigieron a Clínica del Valle, donde pretendieron internar a Gustavo, primo de la mujer, a quien luego abandonaron herido de bala.
Al día siguiente, Mariela Martínez y Lucas Avila Maya tomaron un colectivo rumbo a Mendoza, con identidades falsas. Ella lo hizo desde la terminal de Comodoro Rivadavia, mientras que él lo abordó en Caleta Olivia. Sin embargo, fueron detenidos en la terminal cuyana de San Rafael.
En Mendoza, de donde es oriundo, una familia señala a Avila Maya de ser sospechoso de otro crimen ocurrido en 2011, aunque no se lo pudo llevar a juicio por falta de pruebas.
Mientras se desconoce si el prófugo todavía continúa en esta ciudad, ya la semana pasada El Patagónico había dado a conocer el testimonio de un hombre que señalaba al peligroso delincuente como uno de los dos autores del robo nocturno que el jueves 10 de marzo sufrió la tienda "Para Vestir Santos", de Belgrano al 800.
El testigo relacionó la fisonomía de uno de los delincuentes con el fugado, pero lo hizo recién tres días después cuando un individuo de aspecto similar lo intimidó en la calle. El hombre llamó en reiteradas oportunidades a la policía diciendo que se trataba del fugado que andaba armado y que era el mismo que había robado en el comercio, pero cuando ese segundo sospechoso fue identificado por los agentes, se trataba de otra persona.

BUSCADO

Avila Maya, nació en San Martín, provincia de Mendoza el 16 de enero de 1992 y en Comodoro Rivadavia fijó por última vez domicilio en Calle 2 al 1.900. Mide 1,75 de estatura, es delgado, de cutis trigueño, cabello negro y tiene varios tatuajes: uno en la mano izquierda que dice "Lucas". Otro en el brazo derecho y un tatuaje en la pierna derecha que dice: "Blanca".
Otra de las señas particulares que posee el evadido es una cicatriz en el ojo izquierdo. De la alcaidía policial lo habían trasladado a la Seccional Segunda por mala conducta. Llegó a Comodoro Rivadavia de la mano de Mariela Martínez. Al momento de la fuga llevaba puesta una remera roja y un jeans azul.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico