Ayer se restableció el suministro de agua en Rada Tilly y Bella Vista Sur

Durante la mañana de ayer personal de la Sociedad Cooperativa Popular Limitada reanudó la reparación del acueducto en un sector del Parque Industrial de Comodoro Rivadavia desde donde se abastece al barrio Bella Vista Sur y a Rada Tilly, que estaban sin agua desde el jueves. La cuadrilla soldó dos caños que tuvieron que ser cambiados y una empresa que tiene su base en el sector afectado se comprometió a construir un talud para evitar otro derrumbe.

Después de más de 36 horas, los habitantes de Rada Tilly y Bella Vista Sur volvieron a disponer desde ayer del suministro de agua potable tras la rotura que se produjo en un tramo del acueducto que abastece a esos dos sectores. Los trabajos que realizó una cuadrilla de la Sociedad Cooperativa Popular Limitada (SCPL) terminaron durante la tarde y finalmente se pudo restablecer el servicio.
Según confirmó El Patagónico, ayer las tareas se reiniciaron a primera hora de la mañana, luego de que todo el jueves se trabajara en la reconstrucción del terraplén que fue derrumbado por la persistencia de la lluvia, ocasionando posteriormente la rotura del acueducto que no soportó la presión.
Temprano, cerca de diez operarios trabajaron ayer en el laminado en los dos caños PRFV de 500 milímetros que debieron ser cambiados. Esa tarea finalizó en horas del mediodía y luego de la fase de secado se restableció el servicio.
La tarea en el sector del Parque Industrial, donde antiguamente funcionaba una cantera, había comenzado el jueves por la mañana, luego de que alrededor de las 2 de ese día se detectara la rotura.
Ese primer día se trabajó hasta las 20, dejando enfrentados los caños y realizando la primera soldadura. Luego se decidió parar, ya que según explicó Adolfo Carrizo, gerente de Saneamiento de la SCPL, los trabajos también se vieron afectados por el tiempo. Por esa razón, se decidió continuar ayer por la mañana.
UN SECTOR CRITICO
Hace un mes, ya se había producido una rotura en ese mismo sector, cuando una máquina realizaba trabajos de zanjeo. Ante esta situación y buscando evitar otro incidente de similares características, la empresa que tiene su base en el terreno donde se encuentra la conexión se comprometió a construir un talud que evitaría otro posible derrumbe, en un punto considerado crítico, según explicó Carrizo.
"Pasó a ser un punto crítico para nosotros, la primera vez fue una negligencia del maquinista, pero esta vez fue producto de la lluvia que socavó el terreno y nos produjo este conveniente", graficó.
"Entonces hay que hacer un talud más grande, dejar más separado la cañería para no tener este tipo de inconvenientes, y un terraplén en la parte de arriba para evitar que en la próxima lluvia el agua vuelva a caer por el mismo punto", detalló.


Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico