Balean a un comerciante durante un asalto en el barrio Las Américas

Roberto García, quien además es referente vecinal de la extensión del barrio 30 de Octubre, le relató a El Patagónico que pasadas las 21 del sábado un delincuente ingresó a su comercio y lo amenazó con una pistola para exigirle dinero. El intentó defenderse con un envase de cerveza que estaba vacío. Ante esa reacción el ladrón le gatilló tres veces hasta que el plomo salió y le perforó el brazo izquierdo. Afuera del local un cómplice le pegó un culatazo a un joven y le llevó el teléfono celular. En otro incidente armado, ayer a las 2 un hombre ingresó al Hospital Regional con una herida de bala en su pierna izquierda.

Roberto García, comerciante y referente vecinal del asentamiento "Las Américas", en la extensión del barrio 30 de Octubre, fue baleado el sábado pasadas las 21 por un delincuente que buscaba llevarse la recaudación.
Según le contó García a El Patagónico, un hombre ingresó a su local y tomó una botella de cerveza de la heladera. Cuando la apoyó en el mostrador, "yo pensé que iba a sacar la plata para pagarme y saca una pistola. Un calibre 22 y me pide que le dé toda la plata. Cuando me vio que le iba a pegar con la botella (un envase vacío), retrocedió y me empezó a apretar el gatillo. Apretó tres veces el gatillo hasta que salió la bala, se ve que era una pistola vieja. Me entró por el brazo y salió antes del codo", relató García, quien ya en otras ocasiones había sido asaltado.
Mientras el ladrón huyó sin poder llevarse el dinero, la víctima perdía abundante sangre y un vecino lo llevó al Hospital Regional. En el momento del asalto, García estaba acompañado de otra referente de la zona.
El delincuente que ingresó, actuó junto a un cómplice que lo esperaba afuera. El "campana" ya había corrido a unos clientes que intentaron ingresar al almacén. Incluso a otra víctima que se acercó a comprar, le pegó un culatazo en la cabeza y le arrebató el teléfono celular.
"Voy a ver si puedo identificarlo", comentaba García ayer a este diario. El hombre ya había sido asaltado en marzo de 2014 por dos delincuentes, que le pegaron dos tiros en la pierna izquierda. Sin embargo, esa vez alcanzó a apuñalar a uno de los ladrones que huía.
En esa oportunidad García alcanzó a cubrir a su nieta cuando uno de los delincuentes le había disparado cuatro veces. Un tiro perforó la heladera, otro fue a parar a una madera. Y otro plomo se incrustó en la billetera que tenía García en el bolsillo del pantalón. Para su sorpresa luego se encontró en el hospital con el delincuente apuñalado, pero la Justicia terminó liberándolo y el comerciante explicó que nadie después lo llamó para notificarlo de cómo seguía la causa.
El sábado otra vez la delincuencia lo hirió. El asaltante no dudó en disparar. "Estoy adolorido, pero bien. Esto no se termina más porque entran y salen por la misma puerta. No tenemos un buen sistema judicial, ese es el gran drama que tenemos siempre. No es la primera vez que me pasa. Las causas mueren, si no tenés para poner un abogado para que las sigan, no hay un sistema de procesamiento penal para que los tipos queden presos" cuestionó García.
"Si yo lo identifico y ya tiene causas. ¿Qué hace libre, si ya tiene causas?", subrayó.
El vecinalista de Las Américas en los últimos días había sido muy crítico con respecto al destino de las donaciones que mucha gente no recibió en el barrio. Durante la inundación contó que cocinó y repartió junto a los colaboradores del sector 100 viandas por jornada para los afectados por el temporal a los que en los días de lluvia no pudo asistir con leña ni nylon porque las autoridades no le pudieron proveer de los elementos a la población de su barriada.

Otro baleado
En otro incidente armado, ayer a la madrugada cerca de las 2, según informó la policía de la Seccional Quinta, un joven de 20 años identificado como Nicolás Hernández ingresó al Hospital Regional con un disparo en su pierna izquierda.
Según relató el herido a la policía, manejaba su Renault 12 cuando fue interceptado por cuatro individuos con quienes mantuvo una fuerte discusión. Hernández se bajó del automóvil y se enfrentó a golpes con uno de los sujetos. En medio de la riña recibió un disparo en su pierna izquierda. El joven no quiso realizar la denuncia penal.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico