Barack Obama, de visita en Hiroshima: "hace 71 años la muerte cayó del cielo"

Tras su discurso, Obama habló algunos minutos con sobrevivientes de la bomba atómica. Se convirtió en el primer presidente estadounidense en ejercicio en visitar el Parque del Monumento de la paz.

El presidente estadounidense, Barack Obama, defendió un mundo sin armas nucleares en su histórica visita al Memorial de la Paz de Hiroshima, en Japón, y recordó que hace 71 años "la muerte cayó del cielo" durante la Segunda Guerra Mundial.
Obama visitó el Museo de la bomba atómica, construido en uno de los lados del Museo de la Paz. El presidente estuvo acompañado por la embajadora norteamericana en Tokio, Caroline Kennedy, hija del ex mandatario John Kennedy.
El jefe de la Casa Blanca depositó una corona de flores, en su nombre, en el Memorial de la Paz en Hiroshima, donde el 6 de agosto de 1945 Estados Unidos lanzó la primera bomba atómica. Días después, lo haría sobre Nagasaki.
"Setenta y un año atrás, la muerte llegó desde el cielo y el mundo cambió", dijo. Y agregó: "la guerra nuclear alcanzó aquí su pico peor".
"Las voces de los caídos nos hablan, dijo Obama en el Memorial de la Paz. "En pocos años unas 60 millones de personas murieron. Debemos hacer lo posible para destruir las armas y bloquear a los fanáticos que quieren apoderarse de estos armamentos", indicó.
Obama dijo además que "la revolución tecnológica debe estar acompañada por una revolución moral y afirmó que el mundo repitió los mismos errores de las precedentes generaciones, usando las guerras como medio de conquista.
El derecho a la vida y a la libertad "es un ideal por el cual luchar", indicó el mandatario y agregó que el mundo debe "prevenir las guerras a través de la diplomacia" y "trabajar para alcanzar un mundo sin más bombas atómicas".
Obama dijo que "lo que pasó, la imagen de un hongo nuclear, nos recuerda las contradicciones humanas. En el giro de pocos años murieron 60 millones de personas. "Estamos aquí y buscamos imaginar el momento en el cual esta bomba cayó".
A su vez, el premier japonés, Shinzo Abe, dijo que "la visita de Obama abre un nuevo capítulo para la reconciliación en las relaciones entre Japón y Estados Unidos".
Tras su discurso, Obama habló algunos minutos con sobrevivientes de la bomba atómica. Se convirtió en el primer presidente estadounidense en ejercicio en visitar el Parque del Monumento de la paz.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico