Basurales clandestinos: entre la desidia y falta de conciencia por el medioambiente

La problemática de los basurales clandestinos preocupa a funcionarios, empresarios y profesionales que consideran que parte de la población no toma conciencia de lo que significa arrojar basura en cercanías al ejido urbano e incluso en pleno ejido y baldíos. Para combatir ese problema el municipio implementará un sistema de multas con montos de entre 5 mil y 100 mil pesos. Mientras, Urbana Higiene Ambiental inaugurará la próxima semana una nueva escombrera en la Planta de Tratamiento de Residuos Sólidos Urbanos que apuntará a terminar con el proceso de saneamiento del basural a cielo abierto.

La generación de basura es un vieja problemática en Comodoro Rivadavia, y pese a los esfuerzos que se han hecho en los últimos años para disminuir su impacto en el medio ambiente, incluso con la inauguración de una Planta de Tratamiento de Residuos Sólidos Urbanos que permite reducir hasta el 60% del volumen de los desechos y comenzar a pensar en la cierre definitivo del basural a cielo abierto, aún queda mucho trabajo por hacer.
El secretario de Ambiente, Daniel González, al ser consultado por esta problemática señaló que en un momento hubo 150 “mini basurales clandestinos”. Por eso consideró que es uno de los grandes problemas que tiene Comodoro Rivadavia.
“En algún momento se hizo un relevamiento y se hablaba de 150 mini basurales clandestinos. Pero no lo podemos asegurar porque se pueden generar en cualquier momento. Empiezan desde que la gente tira un colchón y de un día para el otro se tira cada vez más basura, hasta transformarse en un basural propiamente dicho en cercanías de la zona urbanizada", sostuvo el funcionario.
“Por lo general aparecen donde hay un cañadón o un zanjón, que son de rápido acceso para los camiones o las camionetas. Estas últimas son las que más nos cuesta ubicar. Por suerte la gente manda fotos que nos permiten realizar multas, pero tenemos que mejorar nuestro sistema de inspecciones; tenemos que estar mucho más en los terrenos, con más gente, en horarios en que la gente va tirar su basura que son los fines de semana cuando la gente limpia sus patios y sale a ver a donde pueden tirar sus residuos”, agregó González.
Para Levan Macharashvili, gerente de Urbana Higiene Ambiental, la empresa que tiene la concesión de la recolección de los residuos en Comodoro Rivadavia, el problema es básicamente la falta de conciencia y de sentido de pertenencia que tiene la comunidad.
"La gente no toma conciencia. Nosotros brindamos una información bastante agresiva con respecto a los residuos urbanos y seguimos viendo como mucha gente tira los escombros en la vereda o en calle. Vos recorres la ciudad y ves como tiran colchones cuando todos saben que tenemos un servicio especializados para estos tipos de desechos”, explicó.
Para Macharashvili uno de los problemas es que "la gente no tienen la capacidad de esperar. Por ahí nos llaman de zona norte y le decimos que vamos a tardar dos días porque tenemos un solo camión y van y lo tiran en cualquier lado. Igualmente, nos encargamos de ir hasta donde lo tiraron y llevarlo porque si no se genera un nuevo basural", lamentó, agregando que muchas veces quienes trabajan con bateas “no llegan a la escombrera a descargar y tiran en cualquier lado”.

MULTAS DE HASTA
100 MIL PESOS
Para poder darle pelea a esta problemática y disminuir el impacto ambiental en la ciudad, la Secretaría de Ambiente del municipio en conjunto con Urbana Higiene Ambiental, comenzó en setiembre del año pasado un programa de limpieza de basurales clandestinos que permitió sanear un promedio de 500 metros cúbicos mensuales.
La iniciativa abarcó a diferentes puntos de la ciudad, pero no fue suficiente teniendo en cuenta la gran cantidad de residuos sólidos urbanos que genera la comunidad, sumado a la irresponsabilidad en el manejo individual de los mismos.
Por esta razón, la Municipalidad empezó a trabajar en un sistema de multas que le permitirá al personal de la cartera ambiental sancionar a aquel contribuyente que arroje basura, escombros o desechos en la vía pública sin respetar los lugares habilitados.
Según explicó González el sistema de multas permitirá tener un control más estricto y una herramienta para poder intimar a la persona que incumpla las reglas. "Cuando los inspectores encuentren que algún vecino este realizando alguna infracción, levantarán un acta donde estarán los datos de las personas, el vehículo y describirán la situación. Luego el juez será quien dictaminará el valor de la multa”, sostuvo.
“Las multas serán muy fuertes y con esto podemos evitar todo este tipo de situaciones porque si no estás saneando un basural y posiblemente se esté generando otro en otro lugar. Esto es muy sencillo. Es como el tema de las infracciones de tránsito por estar alcoholizado, es el mismo método, cuando la gente vio que el valor de las multas era un dolor de cabeza comenzaron a disminuir los casos y una muestra de eso es que durante las fiestas de fin de año hubieron muy pocas alcoholemias positivas”, aseguró.
Según informó el funcionario las sanciones ascenderán desde los 5 mil hasta 100 mil pesos y el personal de la cartera ambiental estará acompañado por el de la Secretaría de Seguridad, lo que permitirá tener un mayor margen de cobertura. En los próximos días el municipio brindará más detalles sobre cómo se juzgarán las faltas.

CUANDO LA BASURA IMPIDE EL PASO
Más allá de estas acciones de saneamiento y control, en Comodoro Rivadavia también hay ciudadanos que a diferencia de quienes tiran basura y desechos en los descampados, los limpian.
"Amigos del Cerro" es uno de los grupos que realiza ese trabajo desinteresado.
El equipo de running que realiza sus actividades en un camino que une Kilómetro 3 con un sector de la zona de las antenas, inició las jornadas de limpieza por la gran cantidad de basura que encontraba en cada entrenamiento.
La primera limpieza fue un éxito y contó con un gran respaldo de la comunidad que celebró la iniciativa. Esto impulso a que se realice una segunda edición, donde casualmente los corredores se encontraron con un conductor que iba a arrojar residuos en el descampado. Ellos le explicaron la tarea que hacían para convertir ese lugar en un espacio verde. Y pese a que el hombre no se bajó a ayudar, partió buscando otro basural clandestino de los alrededores para dejar su carga.
"En todo los lugares donde se circula se arman basurales clandestinos, por eso decidimos atacar uno o dos basurales para hacer saber de la problemática y demostrar que todos se tienen que involucrar, desde el ultimo vecino hasta el municipio", sostuvo Gabriela Bocchi, una de las integrantes de "Amigos del Cerro" e impulsora de la iniciativa.
“En uno de los sectores decidimos construir un mirador porque cuando terminamos de limpiar nos dimos cuenta que había una vista espectacular. Es increíble todo lo que tapa la basura”, destacó lamentando lo que sucede en diferentes puntos de la ciudad.

UNA CUESTION DE AÑOS
El secretario de Ambiente al ser consultado por El Patagónico, aseguró que por lo pronto para radicar los basurales, algo que llevará tiempo cambiar, se continuará trabajando en el área de Educación Ambiental ya que la primera premisa en este tipo de problemática es informar a la población.
“Notamos que la gente tiene una gran predisposición para gestionar los residuos, los iglúes siempre están trabajando y siempre están llenos y esto nos impulsa a que seguir trabajando”, subrayó.
"Pero esto no se soluciona de un día para el otro. Hay que trabajar y eso es lo que estamos haciendo. Hay gente que no quiere ser educada y tiene que saber que va a tener una sanción muy fuerte sino obedece donde tiene que tirar la basura”, manifestó el funcionario.
Por su parte, el gerente de Urbana, sostuvo que Comodoro Rivadavia recién está empezando a darse cuenta del cambio de hábito luego de vivir con un basural a cielo abierto, y adelantó que la empresa continuará trabajando para que cada vez haya más tratamiento de residuos.
“Nosotros recién estamos empezando con la Planta de Residuos y eso genera un tiempo de adaptación para la gente. Mientras tanto vamos a colocar 46 nuevos iglúes para que la comunidad pueda acostumbrarse a la separación de residuos, que ya hemos visto que tiene buenos resultados”, manifestó.
"También vamos a instalar contenedores y que de esta manera la gente no tenga que esperar el camión para que se lleve un residuo voluminoso y pueda acercarlo con su camioneta y dejarlo ahí para que nosotros lo llevemos adentro de la escombrera. Este año además vamos a trabajar con las asociaciones vecinales haciendo itinerante, y vamos a dejar tres bateas en dos zonas así la gente se va a enganchando y comenzamos a hacer un cambio que llevará varios años”, agregó.
En este sentido, Macharashvili, adelantó que la próxima semana en la Planta de Tratamientos de Residuos Sólidos Urbanos se inaugurará una escombrera que también ayudará a terminar con el proceso de saneamiento del basural a cielo abierto.





En Comodoro los basurales clandestinos son parte del paisaje. Se estima que hay más de 100 depósitos ilegales en diferentes superficies que fueron generados por la propia comunidad.

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico