Belén sufrió una perforación del tímpano, huesos oculares rotos y fisuras

La joven de 21 años dejó la terapia intensiva y ya está en una sala común. En su primera declaración tras la golpiza, agradeció a los vecinos que la escucharon gritar en el momento del ataque.

María Eugenia Belén Torres, la joven agredida por el anestesista Gerardo Billiris, se había mantenido internada en reserva en el Sanatorio Itoiz de Avellaneda. Sin embargo, la propia protagonista de la historia decidió aparecer en la escena pública y relató los duros detalles de aquel encuentro desgraciado que se inició en la noche del lunes.

"Yo llegué a su casa a eso de las ocho de la noche. Me había pedido que fuera para hacer una documentación con las obras sociales de su trabajo", describió Torres en una charla telefónica con el canal de noticias TN.

"Él estaba bien. Se fue a comer con una amiga, volvió y se empezó a drogar. Empezó a fumar crack", añadió. Según comentó la joven, entre las 23:00 y las 00:00, el hombre la instó a drogarse y ella accedió al sentirse intimidada. "Él me habilitaba a que pudiera hacerlo. Con él fue la primera vez que lo consumí, nunca lo había hecho antes", afirmó.

Después de unas cinco o seis horas en la que ninguno de los dos protagonistas pudo precisar qué ocurrió con claridad, el acto de violencia por parte de Billiris se produjo cerca de las 7 de la mañana.

"En un momento de la mañana, él empezó a temblar. Yo lo puse de costado y de repente me empezó a pegar. Empezó a decirme que me iba a matar y me empezó a pegar con fuerza en la espalda, a pegarme muy fuerte", relató Torres, quien vive junto a sus padres en Aldo Bonzi.

Si bien Billiris declaró a la justicia que no recuerda nada del ataque y que los golpes parecieron ser producto de un ataque de convulsiones, producto del consumo de drogas, Belén no comparte para nada esa teoría.

"Yo estaba igual de drogada que él y en ningún momento tuve una acción involuntaria", relató. Y agregó: "Yo me quería meter en el baño y al final me di cuenta de que no dejaba de pegarme. Entonces, salí afuera de la casa de él y empecé a pedir ayuda. Él seguía pegándome, diciéndome que me iba a matar. Me cagó a palos".

La joven todavía se recupera de los diversos cortes sufridos por vidrios rotos, de fisuras en un omóplato y en los huesos oculares de un ojo y de una perforación en un tímpano. De hecho, Torres aseguró que hoy recibirá la visita de un especialista, ya que de un oído no escucha nada.

La joven reconoce no recordar demasiado una vez que se iniciaron los golpes. De hecho, tampoco tiene conocimiento certero de cómo apareció con cortes provocados por vidrios en sus manos y espalda. "Abajo de mis manos y en la espalda tengo todo cortado. Yo me tapaba. Lo único que hacía era taparme", aseguró.

Sangre.jpg
Así quedó el piso del departamento de Gerardo Billiris.
Así quedó el piso del departamento de Gerardo Billiris.


Torres advirtió que de no haber sido por la ayuda del portero, quien escuchó sus pedidos de ayuda, hoy la historia se estaría escribiendo con un caso con final trágico. "Cuando salí al pasillo, empecé a gritar con toda mi fuerza '¡Que alguien me ayude!'. Se ve que alguien me escuchó, si no, hoy estaría muerta", afirmó.

La chica de 20 años confirmó que ambos se conocieron por Tinder y dijo que jamás hubiera imaginado que después de un primer encuentro, la relación podría haber terminado así.

"La verdad que no sé qué habrá desatado su ira. Lo único que sé es que yo lo pongo de costado pensando que se había pasado de mambo con la droga. Lo puse de costado y de repente él me empezó a pegar", dijo.

Además, la joven grabó un video desde la propia habitación del hospital en el que manda un saludo a quienes les enviaron mensajes de respaldo y en el que se puede percibir la brutalidad del ataque recibido.

La joven aparece con heridas cortantes en diferentes partes de la cara y reflejó una hinchazón clara en zonas como los dos ojos y los pómulos.

"Hola, qué tal. Soy Belén Torres, la chica a la que el anestesista le pegó. Les mando un saludo a todos. Estoy mejor. Así que a pesar de los golpes, no tengo nada grave", explicó en el video de unos pocos segundos.

Embed


La chica, residente en la localidad bonaerense de Aldo Bonzi, fue atacada por Gerardo Billiris durante las primeras horas del martes en el departamento del anestesista, ubicado en el barrio de Palermo.

El padre de Belén, Rubén, ya aseguró que denunciará a Billiris por intento de homicidio, aunque ahora la fiscalía tendrá que definir si se trata de una causa precisamente de tentativa de homicidio o simplemente por lesiones.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico