"Bizcocho" Barrientos seguirá detenido por el robo en el que asesinaron a un policía

Dos jueces resolvieron ayer mantener la prisión preventiva de Pablo Barrientos, imputado por el delito de robo agravado a la estación de servicio 13 de Diciembre, ocurrido en julio de 2012 y que terminó con el homicidio del cabo Nelson Godoy. El acusado está próximo a ser condenado solamente por el robo, mientras su cómplice Bruno Díaz fue absuelto luego de haber sido condenado en primera instancia a prisión perpetua como autor del asesinato.

La audiencia de revisión de la prisión preventiva que viene cumpliendo Pablo Armando Barrientos, alias "Bizcocho", se desarrolló ayer en la Oficina Judicial de Comodoro Rivadavia. El tribunal de control estuvo compuesto por los magistrados Raquel Tassello y Mariano Nicosia.
La funcionaria de Fiscalía, Patricia Rivas, solicitó el mantenimiento de la medida hasta el debate a partir de la existencia de elementos de convicción suficientes para sostener que Barrientos es con probabilidad el autor del robo armado a la estación de servicio que funciona sobre las calles O'Higgins y Tucumán.
Ese asalto, donde perdió la vida el suboficial Nelson Godoy –quien estaba de franco, pero intentó abortar el robo y recibió un disparo en la cabeza– se registró a las 22:20 del 20 de julio de 2012.
En su momento la Fiscalía describió que Bruno Daniel Alejandro Díaz y Pablo Barrientos llegaron a las proximidades de la estación a bordo de la motocicleta tipo cross de color rojo y la dejaron estacionada sobre O'Higgins y La Pampa.
Al descender caminaron hasta a la playa de expendio de combustible. Al arribar al sector de los surtidores, según la acusación de la Fiscalía, Díaz efectuó un disparo con un revólver calibre 32 y luego apuntó a un playero para exigirle dinero. Se alzó con la billetera del empleado y con una bolsa con dinero.
Luego se introdujo en la oficina de los playeros donde había personas que se habían ocultado y efectuó un nuevo disparo intimidatorio que dio en el techo. En esos momentos descendió de su auto y con el arma reglamentaria el cabo Godoy, quien estaba fuera de servicio y había ido a cargar combustible.
Al encontrarse el policía y el ladrón, se apuntaron mutuamente e iniciaron un forcejeo. Allí, Díaz le disparó en la cabeza y luego corrió hasta la moto y donde lo esperaba Barrientos para huir. El policía murió al día siguiente.
La funcionaria fiscal ayer argumentó el pedido de continuidad de la prisión preventiva de Barrientos en "el peligro de fuga existente por las características graves del delito y la pena que se espera como resultado del procedimiento". Recordó que el acusado se fugó el 14 de mayo de 2014 de la Seccional Séptima, días previos a realizarse el juicio. Fue recapturado en junio de 2015 en una finca de Kilómetro 11.

ESPERA JUICIO ABREVIADO
Rivas agregó que ya se ha presentado una propuesta de juicio abreviado que fue rechazada en primera instancia y luego dicho rechazo fue anulado por un tribunal de impugnación. Ahora la Oficina Judicial debe designar un tribunal unipersonal que trate el acuerdo abreviado por el delito de "robo agravado por el uso de arma de fuego, en calidad de partícipe secundario" para Barrientos.
Mientras, el defensor del acusado, Alejandro Fuentes, requirió el arresto domiciliario ya que él es ajeno a las dilaciones del proceso. Planteó la situación de incertidumbre al no resolverse cuál va a ser la situación hasta la audiencia del juicio abreviado. Por esa razón, pidió que sea homologado dicho acuerdo y se fije lo antes posible audiencia para tratarlo.
El tribunal decidió mantener la prisión preventiva del imputado hasta la audiencia de juicio abreviado. "Barrientos ya ha aceptado su culpabilidad, renunciando a su estado de inocencia, mediante su acuerdo para el juicio abreviado y aceptando la pena de prisión que ello implica", concluyeron los jueces.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico