Black Sabbath se despidió del público argentino

La legendaria banda británica Black Sabbath se despidió anoche del público argentino con un concierto épico, ante un colmado Estadio Vélez Sarsfield, de la Ciudad de Buenos Aires, en donde se destacó tanto la capacidad del grupo para sonar de manera compacta, como la calidad individual de sus integrantes.

En el marco del "The End Tour", que pone punto final a casi cincuenta años de carrera, la agrupación nacida en Birmingham, que puso los cimientos del heavy metal a nivel mundial, ofreció un contundente show de poco más de una hora y media, en el que no faltó ninguno de sus clásicos.

Más allá de la potencia y el macizo bloque sonoro, el recital permitió el lucimiento personal del guitarrista Tommy Iommi, el cantante Ozzy Osbourne, el bajista Geezer Butler y el baterista Tony Cufletos, quien reemplaza al original Bill Ward, ante la negativa de sumarse a esta última gira.

Apenas pasadas las 21, tras un video en el que podía verse una suerte de Apocalipsis, con ciudades incendiadas y una bestia -tal vez el mismo demonio- azotando edificios, Black Sabbath, la banda que demostró que el rock y el terror podían complementarse sin problemas, irrumpió en escena con la densa melodía del tema que le da su nombre, primer corte de su disco debut.

"¿Están listos?", preguntó antes Ozzy, un maestro de ceremonias que, pese a asumir su conocido rol de "Príncipe de las Tinieblas", se mostró todo el tiempo conectado con el público y de muy buen humor. Vestido íntegramente de negro, con un saco largo hasta los pies, el cantante dio sobradas pruebas de su gran capacidad para dominar la escena, a pesar de la economía de movimientos corporales.

Por su parte, el ovacionado Iommi, con cruces de plata en el pecho y en el diapasón de la guitarra, desplegó solos y lanzó bases rítmicas que condensaron gran parte de la historia del género, con un sonido lento, denso y narcótico. Precisamente, la guitarra de Iommi por momentos asumió el rol de un cantante más en la banda que se sumaba a Ozzy, a partir los fraseos intercambiados con el vocalista.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico