Boca ganó en Formosa y en octavos se las verá con Lanús

El "Xeneize" se impuso con goles de Darío Benedetto y Cristian Pavón. El tanto de los tandilenses había sido obra de Martín Michel, con un zapatazo de 30 metros. De esa manera, Boca jugará en la próxima ronda con el actual campeón del fútbol argentino.

Boca Juniors se clasificó anoche para los octavos de final de la Copa Argentina de fútbol al vencer a Ramón Santamarina de Tandil por 2-1 en el marco de un partido que se jugó el estadio Antonio Romero de la provincia de Formosa.
Los goles del "xeneize", que en la próxima ronda se las verá con Lanús, fueron marcados por Darío Benedetto y Cristian Pavón. El tanto de los tandilenses fue obra de Martín Michel con un zapatazo de 30 metros.
El "Xeneize" fue el gran dominador de la primera mitad, en la que contó con las mejores ocasiones de peligro. La primera la tuvo precisamente, Benedetto, cuando sacó un remate bajo desde afuera del área que Joaquín Papaleo envió al córner tras una buena estirada. El propio centrodelantero tuvo revancha, esta vez de cabeza: tras un mal despeje de la defensa de Santamarina, Fabra sacó un buen centro y el atacante no perdonó.
El equipo del 'Mellizo' Barros Schelotto podría haber abierto el marcador antes, cuando Rodrigo Betancur aprovechó que a Papaleo se le escapó la pelota y convirtió tras un tiro libre. Sin embargo, el gol fue mal anulado por posición adelantada. Más cerca del final de la primera mitad, Carlos Tevez tuvo su chance con un remate en la puerta del área que se desvió y se fue muy cerca.
En el complemento, y cuando se jugaban cinco minutos, Fabra probó con un fuerte remate, despejó el arquero, el rebote lo tomó Benedetto qu le pegó por arriba. Se salvó el arco de los tandilenses.
Boca siguió siendo más y tuvo otra chance para aumentar con un remate desde afuera y de derecha de Cristian Pavón, que apenas se fue por sobre el ángulo.
Sobre los 20 minutos, Benedetto cabeceó sólo en el área, la mandó a la red, pero la jugada fue invalidada por posición adelantada.
Hasta que Santamarina llegó al empate y de la manera menos pensada. El atacante Martín Michel tomó el balón y sacó un fuerte disparo desde 30 metros, que se metió sobre un ángulo y de esa manera, el partido ganó en emoción.
Sin embargo, Boca recuperó la ventaja con un gol de su mejor hombre, Cristian Pavón, que en posición adelantada, le pegó con el pie derecho para poner el 2-1.
De esa manera, Boca que fue mucho más que su rival, se quedó con una gran victoria que le permite ahora pensar en Lanús, su rival que tendrá en octavos de final y que viene de coronarse campeón del fútbol argentino.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico