Boca vapuleó 4-1 a Quilmes con tres de Darío Benedetto

Todos los goles fueron marcados en el primer tiempo. Benedetto anotó tres y uno fue de Ricardo Centurión. El tanto del "Cervecero" fue obra de Hernán Da Campo.

La contundencia de Boca, con la actuación descollante del delantero Darío Benedetto, autor de tres goles, fue demasiado para Quilmes en la goleada 4-1 en La Bombonera por la cuarta fecha del Campeonato de Primera división, que a su vez le dio algo de tranquilidad de cara a los octavos de final de Copa Argentina frente a Lanús.
El delantero Ricardo Centurión amplió la ventaja para Boca y el volante de Quilmes Hernán Da Campo señaló el empate parcial para la visita en el encuentro dirigido por Néstor Pitana.
Con este resultado, Boca volvió al triunfo (el segundo consecutivo de local) y alcanzó los siete puntos en el certamen, mientras que Quilmes, que sigue sin ganar, se quedó con dos unidades.
Boca liquidó el pleito en la primera parte con una ráfaga de goles que claudicaron las buenas intenciones de un Quilmes que intentó jugarle de igual a igual, pero sufrió la gran actuación de Benedetto y los desbordes veloces de Centurión y Cristian Pavón.
Benedetto, discutido en la semana por las ocasiones malogradas ante Godoy Cruz, en Mendoza, inició su tarde de gloria en La Bombonera con un gol de taco (6min) que corrigió el remate de Gino Peruzzi.
El equipo de Guillermo Barros Schelotto continuó "enchufado" en ataque, pero fue sorprendido con un pelotazo al área, en la falla de Peruzzi, que derivó en el centro atrás de Matías Orihuela y el gol de Da Campo (12min).
Boca se recuperó con un gol extraordinario de Benedetto, quien sacó un remate fuerte de media distancia cuando observó adelantado al arquero César Rigamonti (12min). Luego, Centurión amplió la ventaja (23min), con la habilitación de taco de Benedetto, y el propio Benedetto señaló el cuarto (25min), de cabeza, luego de la conexión entre Centurión y Pavón.
A Benedetto no le salieron todas porque a los 34 minutos del segundo tiempo se perdió el quinto gol cara a cara con Rigamonti, luego del pase entrelíneas de Zuqui con un remate por encima del travesaño que recordó al delantero que perdió las chances el domingo pasado en Mendoza.
En la segunda parte, Boca bajó la intensidad, quizás con la mente puesta en el compromiso del miércoles en Mar del Plata ante Lanús por los octavos de final de la Copa Argentina, e inquietó poco a Rigamonti.
Quilmes buscó el descuento para una remontada épica en La Bombonera, pero a diferencia del xeneize, no estuvo fino en las pocas que generó.
Boca, ante un rival que ofreció escasa resistencia, tuvo un buen trabajo de Pablo Pérez en el medio, preservado por Barros Schelotto luego, de cara al choque ante Lanús, más los aportes de Centurión y Pavón. En tanto, el volante colombiano Sebastián Pérez tuvo un debut de menor a mayor, con buen criterio en el manejo de la pelota.
En la próxima fecha, Boca jugará como visitante ante Tigre, mientras que Quilmes será local ante Olimpo de Bahía Blanca.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico