Boleta electrónica: el único camino para las provincias contrarias al sistema es realizar elecciones desdobladas

En Argentina, cada provincia tiene la potestad de fijar su código y calendario electoral. Mientras, en los turnos intermedios como el de 2017, los cargos que se eligen son nacionales y allí será la Cámara Nacional Electoral quien determine el sistema de votación si se llegara a implementar el sufragio electrónico. Para 2019, en cambio, con la renovación de ejecutivos provinciales y municipales además del nacional, las provincias que no estén a favor del voto electrónico deberán dejar atrás la simultaneidad electoral y desdoblar sus elecciones jurisdiccionales. Los costos que demanda la elección podrían desalentar a los territorios a realizar comicios por separado.

Tras la media sanción obtenida en Diputados, mañana comienza la discusión en el Senado sobre el proyecto de reforma electoral del Ejecutivo que contiene el discutido capítulo para la implementación del sistema de boleta única electrónica (BUE). Mientras los bloques de oposición ya anticiparon modificaciones al proyecto, todo indica que el proyecto volverá a Diputados extendiendo el debate algunos meses más, y complicando el debut del sistema en el turno de elecciones legislativas 2017 tal y como lo preveía el oficialismo.
Hay que señalar que de adoptarse a nivel nacional la BUE, no implica que se trate de un sistema uniforme para todo el país, más allá de los turnos electorales nacionales, donde es la Cámara Nacional Electoral la autoridad de aplicación.
No obstante, las provincias que no concuerden con el sistema electrónico deberían dejar atrás la simultaneidad en las elecciones y convocar en un turno diferente la votación de gobernador e intendentes. Hay que decir, sin embargo, que el factor presupuestario desalienta justamente el desdoblamiento electoral, ya que cada provincia debe absorber el costo de todo el millonario operativo y que abarca desde el pago a las autoridades de mesa, hasta la distribución de urnas, seguridad, telegramas.
Además, en el caso de provincias como Chubut, que también tiene implementadas las Primarias Abiertas Simultáneas Obligatorias (PASO=, implicaría que el elector concurra a las urnas al menos cuatro veces en el año, e incluso cinco en el caso del balotaje. Así, las últimas reformas electorales a nivel nacional van desalentando características provinciales diferentes, a pesar de que en el país cada territorio tiene potestad de dictar su propio código y cronograma electoral.

BOLETA UNICA SI, ELECTRONICA NO
Jean Loup Gerber es el secretario electoral de Chubut, es junto a Betina Grosman y Edith Terenzi autor del proyecto de Código Electoral Provincial presentado en la Legislatura hace unos años, apuntando a contar con un plexo normativo que Chubut no tiene hoy.
Este proyecto impulsa concretamente la implementación de la boleta única pero en su versión papel, y no la electrónica, sobre la que Gerber planteó algunas reservas.
"En ese proyecto no contemplamos la boleta electrónica, sino la boleta única papel, como la que se utiliza en Santa Fe y Córdoba. La electrónica tiene defensores y detractores y hay mucha literatura en contra, además de fallos como el de Alemania. Aunque las experiencias de Salta, Capital y Ciudad Autónoma de Buenos Aires fueron satisfactorias, a mí el chip me hace ruido", planteó. Agregó otros cuestionamientos de tipo ecológico como el uso de baterías de litio para el sistema, y el acopio de maquinaria que no tendrá uso por tres años.
Gerber dijo que la realidad en Chubut es que desdoblar las elecciones para adoptar un sistema de votación distinto sería un gasto muy grande para la provincia aunque defendió la boleta única como la más "racional y realista".
"Es la impresión de una sola boleta por elector, con todas las categorías, y se marca la opción con una cruz. Es mucho más racional ese sistema que pasar a la boleta electrónica donde la gran crítica que se interpone un tercero, la máquina, entre el elector y el candidato".
Por otra parte, consideró complejo llegar con la implementación nacional de la BUE para el turno 2017 en función de los plazos de discusión legislativa y todo el operativo nacional, aunque advirtió: "el problema se presentaría en 2019, si adoptáramos un sistema electoral distinto, para una elección general sería muy difícil que coexistan los dos sistemas pensando en el elector, si o si deberíamos salir de la simultaneidad, hacerlas con nuestros propios medios y recursos".
Más allá de reiterar que no está de acuerdo con el sistema, recordó que en la provincia de Salta se comenzó a implementar de modo progresivo 2004. "No se puede lanzar un nuevo sistema en menos de un año, es una discusión muy larga. Creo que es muy racional en cuanto a recursos eliminar la boleta sabana y pasar a un sistema como la boleta única papel. La BUE no sería imposible pero tiene muchas observaciones de tipo legal y de técnicos, además de que estamos incorporando una empresa multinacional, MSA (Magic Software Argentina), no se puede incorporar tecnología prediseñada, sino hay un desarrollo propio interno con todos los actores de la materia", argumentó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico