"Boxing" en el corralito

La expulsión de Alex Blanco en Boxing por una trompada al delantero de CAI, Axel Figueroa, a los 19m del complemento encendió la mecha en los ánimos de los jugadores que venían jugando un partido con dientes apretados pero sin mala intención. La inexplicable actitud del jugador de Río Gallegos generó malestar en el equipo local y todo terminó a los manotazos en la zona del corralito cuando el árbitro José Soto –de cuestionable actitud al amonestar diez hombres y expulsar a tres– lo mandó a los vestuarios al arquero visitante casi cinco minutos después por una agresión a Vargas, que derivó en un penal que Matías Delgado transformó en el segundo gol.
Sobre los 23m del complemento, prácticamente todos los protagonistas salieron disparados hacia el sector de vestuarios donde hubo empujones, insultos, y manotazos. El juego estuvo detenido casi cuatro minutos hasta que los ánimos se calmaron, y todo continuó sin más expulsados. En el cierre del partido todo terminó pacíficamente, aunque el árbitro fue el denominador común a la hora de hablar de responsabilidades.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico