Brasil y Chile, los primeros destinos del presidente electo

Antes de asumir el mando, el presidente electo, Mauricio Macri, viajará a Brasil y Chile para reunirse con las presidentas de ambos países, Dilma Rousseff y Michelle Bachelet. Así lo confirmó ayer la futura canciller, Susana Malcorra.

Los viajes tienen un motivo clave: Macri espera que de esos dos países lleguen las primeras y principales inversiones que le den aire a sus primeros días de gobierno, en los que deberá aplicar las medidas que prometió en campaña y evitar el conflicto social que de ellas pueda derivar. El contexto político no es ideal: ambas mandatarias experimentan una caída en la aprobación de sus gobiernos, con alta imagen negativa. La desaprobación de ambas gestiones, según las encuestas, ronda el 70%.
En Brasil, a donde viajará el viernes, Macri será recibido por Rousseff, con quien además intentará acordar un planteo común para llevar a la cumbre del Mercosur del 21 de diciembre, donde el futuro presidente tiene pensado plantear que el bloque analice la situación en Venezuela para avanzar con la aplicación de sanciones. Así lo dio a entender Malcorra cuando tomó la palabra esta mañana: "Creo que hay que encontrar mecanismos de diálogo con Brasil y alentar que las elecciones del domingo se den en el marco de procesos democráticos".
Chile es el otro gran destino económico que pisará el presidente electo, aunque por ahora solo tiene pactada la reunión con Bachelet. Hay un dato no menor: cuando se confirmó su victoria en el balotaje, las acciones de Cencosud, el holding chileno con más negocios en la Argentina (dueña de Disco, Jumbo y Unicenter), subieron un 6% en la Bolsa de Santiago. También empresas como Latam (ex LAN) y Falabella cerraron la jornada en alza, ante la expectativa de un cambio de dirección del futuro gobierno.
Hermann von Mühlenbrock, presidente de la Sociedad de Fomento Fabril (Sofofa), la federación gremial más grande del sector industrial chileno, dijo al diario La Nación que "sin duda" la inversión extranjera crecerá con la llegada de Macri, que representa la posibilidad de que "se restablezcan las exportaciones, que han estado trabadas los últimos años", aunque advirtió que podría tomar entre dos y tres años.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico