Brexit: el Gobierno británico descarta cobrar una tasa a inmigrantes europeos

El Gobierno británico se distancia de una propuesta de uno de sus ministros, que proponía cobrar un impuesto de 1.000 libras al año a cada trabajador calificado de la Unión Europea contratado por empleadores británicos después de Brexit.
Según insinuó el miércoles el secretario de Estado de Inmigración, Robert Goodwill, el Reino Unido barajaba la posibilidad de imponer una tasa a las empresas que recluten trabajadores de países de la Unión Europea (UE) una vez ejecutado el Brexit.
La tasa de 1.000 libras se aplica actualmente "a los no comunitarios", según dijo el político, que sugirió que el gobierno podría estudiar la introducción de una medida similar en el caso de los contratados procedentes de la UE.
Goodwill dijo que la tasa podría ser introducida para los inmigrantes de la UE y sería "útil para los trabajadores británicos que se sienten pasados por alto".
Pero la sugerencia provocó una reacción inmediata en el sector empresarial que llevó a Downing Street a intentar minimizar la propuesta.
La oficina de prensa de la primera ministra, Theresa May, dijo que no estaba en la agenda del gobierno y sugirió que las declaraciones de Goodwill habían sido "malinterpretadas" y simplemente había subrayado que la tasa de aptitudes para los inmigrantes que no son miembros de la UE entrará en vigor en abril.
El martes, Jeremy Corbyn, líder del partido laborista británico, se declaró a favor de controlar y de no dar tantas facilidades a la inmigración.
El giro de Corbyn obedece a los intereses del partido de conseguir votantes yendo a una de las razones principales por las que se produjo el Brexit: el miedo a la inmigración y la pérdida de derechos laborales por parte de los nativos británicos.
Actualmente residen y trabajan en el Reino Unido unos tres millones de inmigrantes provenientes de la Unión Europea.

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico