Brown de Puerto Madryn ganó por penales y sigue en la B Nacional

Mantuvo la categoría en el partido por el desempate contra el descenso jugado en el estadio de Argentinos Juniors. Durante los 120 minutos, Yair Marín había puesto en ventaja a Gimnasia y Marcos Rivadero estableció el empate para los chubutenses, ambos durante el primer tiempo del suplementario.

Guillermo Brown de Puerto Madryn, con un Javier Burrai brillante, venció ayer a Gimnasia y Esgrima de Mendoza por 5-4 en la definición por tiros penales, tras igualar 1-1 en los 120 minutos intensos que se jugaron, a puertas cerradas, en la cancha de Argentinos Juniors, y jugará una temporada más en la Primera B Nacional.
El arquero Burrai, de 25 años, le contuvo los penales a Marcelo Carrizo y Neri Espinosa y desató la fiesta del plantel madrinense.
Antes hubieron 120 minutos intensos, con dos goles en el final del primer tiempo suplementario: Yair Marín (16m.), para Gimnasia, y Marcos Rivadero (19m.), para Brown, y tres expulsiones en el mismo período: Sergio Sánchez (30s.) y Claudio Mosca (8m.), en el equipo sureño, y Maximiliano Montiveros (12m.), en el conjunto mendocino.
Luego los penales convertidos: Bottino (B), Albornoz (G), Barone (B), Carranza (G), Susvielles (B), Farías (G), Marinucci (B), Corvalán (G) y Ciampichetti (B) y los errados: Carrizo (G), Rivadero (B) y Espinosa (G).
Así Brown conservó la categoría y Gimnasia se sumó a Guaraní Antonio Franco, Sportivo Belgrano y Unión de Mar del Plata, los cuatro equipos que jugarán la próxima temporada en el torneo Federal 'A'.
El nerviosismo por lo que estaba en juego fue el factor predominante en ambos equipos, que se prestaron la pelota continuamente durante todo el partido.
El conjunto mendocino, que descansó en los pies del experimentado César Carranza, contó con la posibilidad más clara de abrir el marcador a los 35 minutos de la primera etapa, pero Javier Burrai le contuvo un tiro libre magnífico a Montiveros.
En tanto, el equipo patagónico dañó con la velocidad de Badell y a los 4 minutos del segundo período Saúl Laverni no cobró un clarísimo penal del ex CAI de Comodoro Rivadavia, Mauro Leguiza al mencionado delantero. Primer error grave del árbitro.
Así, entre las ganas de unos y otros transcurrieron sin pena ni gloria los 90 minutos regulares que dieron pie al suplementario.
Ahí, a los 30 segundos, Brown se quedó con diez jugadores por la expulsión de Sánchez y más tarde, a los 8, con nueve porque Mosca también vio la roja.
Justamente esa jugada derivó en un escándalo, ya que Montiveros le pegó una trompada a un adversario y también se fue a las duchas, a los 12 minutos. Entre una expulsión y otra pasó de todo ante la pasiva mirada de Laverni, a quien el partido se le fue de las manos.
En la reanudación del juego Marín, de cabeza, puso el 1-0 para Gimnasia, después de un preciso tiro libre de Carranza.
Todo parecía encaminado para la victoria del equipo mendocino, por el gol y la superioridad numérica, pero Brown con mucho amor propio fue a buscar el empate y lo consiguió a los 19 minutos a través de Rivadero.
En el segundo tiempo suplementario el conjunto chubutense fue mucho más, tuvo dos chances claras por la frescura de Joaquín Susvielles, pero Leguiza, la figura de Gimnasia, evitó en sendas ocasiones la caída de su arco.
Entonces llegaron los penales, Burrai se vistió de héroe al atajar dos remates, Brown se salvó del descenso y el técnico de los mendocinos, Omar Labruna, sumó su segundo descenso consecutivo en el fútbol argentino, ya que fue parte del sufrido por Nueva Chicago, al que dirigió en la primera parte del año.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico