Brujas, una de las ciudades medievales mejor conservadas

Con su impactante casco histórico repleto de edificios que se han sabido mantener de manera impecable en el tiempo, esta pequeña ciudad que parece salida de un cuento de hadas contiene maravillosos lugares por recorrer.

Brujas está ubicada en la región de Flandes occidental (Bélgica), a apenas 90 km. de la capital, Bruselas y forma junto a Gante y Amberes una de las zonas más bonitas de Europa. Declarada en el año 2000 Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, Brujas cuenta con un casco histórico impactante, que permite retroceder en el tiempo hasta la época medieval.
Es un destino ideal para visitar especialmente en pareja. Navegar por sus mágicos canales, contemplar sus hermosos monumentos, relajarse en el lago del amor o disfrutar de la maravillosa plaza principal son solamente alguno de los programas que la conocida como "la Venecia del norte" tiene reservados para los visitantes.
El anonimato que vivió Brujas durante más cuatro siglos la convirtió en una de las ciudades medievales mejor conservadas del mundo. Fue fundada en el siglo XI alrededor de una fortaleza del siglo IX. Hasta el siglo XV, fue una de las ciudades más prósperas del continente, ya que por su red de canales, fue un importante centro comercial del norte de Europa.
A finales del siglo XV, cuando el río Zwin se encenagó, la ciudad comenzó una época de decadencia y a principios del siglo XX, fue objeto de una profunda restauración, convirtiéndose en un importante destino turístico. Gracias a ello, actualmente, más de 3 millones de viajeros visitan sus empedradas calles cada año, convirtiéndola en la ciudad más visitada de Bélgica, por delante de Bruselas. Asimismo, es desde el año 2000 Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.
Se trata de una ciudad pequeña y de fácil recorrido ya sea a pie o en lancha por sus canales. Como todo lugar su punto principal de referencia es la Plaza Mayor o principal, también llamada Markt, el centro neurálgico de Brujas. En ella se sigue celebrando un mercado todos los sábados. El lugar está rodeado de edificios medievales, y cuenta con gran movimiento por las actividades que se organizan allí como: carruajes para turistas, mercaditos, paseos. De noche resulta especialmente bella por su esmerada iluminación, más aún si repican las campanas.
Muy cerquita de allí se encuentra la bellísima Plaza Burg. Destaca por las fachadas de los principales edificios que la envuelven: el impresionante Stadhuis (municipio) de estilo gótico, la Basílica de la Santa Sangre (una doble capilla en dos pisos, de estilos románico y neogótico respectivamente) y el Brugse Vrije (Franconato de Brujas), donde se encontraban los antiguos Tribunales de Justicia. Todos estos edificios se pueden visitar y en el municipal se destaca la Sala Gótica, con sus murales y su bóveda policramada, y en el Franconato una enorme chimenea de madera, mármol y alabastro, que vale la pena recorrer. Al salir de la plaza, se puede cruzar bajo el arco del Callejón del Asno Ciego y toparse con el Djiver, el canal principal de la ciudad.
El Rozenhoedkaai (algo así como "Muelle del Rosario") es el lugar más fotografiado de la ciudad. Si bien no es más que un recodo del Dijver, uno de los canales más importantes de cuantos hay en Brujas, es un lugar de gran belleza que vale la pena visitar de día y de noche. Además, siguiendo el curso del canal se encuentra el Groeningemuseum, un importante museo donde se encuentra una de las mejores muestras de arte de los Primitivos Flamencos (Jan van Eyck, Hugo van der Goes, Gerard David) y en las cercanías también está otro destacado museo, el Arentshuis.
La Onze-Lieve Vrouwekerk es una sobria iglesia del S XIII que alberga una estatua de la "Virgen con el Niño", de Miguel Ángel. Por un pequeño camino, rodeándola, se llega al idílico Puente de San Bonificacio, conocido como el Puente de los Amantes.
Además, se pueden encontrar buenos lugares para degustar la rica gastronomía de Flandes y tiendas donde adquirir el recuerdo perfecto. Los famosos chocolates belgas, y la variedad de cervezas son otros de los productos típicos a degustar.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico