Bruselas eleva su alerta terrorista ante el riesgo "inminente" de un atentado

Bruselas, la principal sede administrativa de la Unión Europea, ha elevado al máximo nivel su alerta terrorista ante el riesgo "inminente" de un atentado "similar al de París", por lo que han tomado medidas de seguridad que mantienen paralizada toda la ciudad.

El aumento al máximo nivel de la alerta terrorista en la capital de Bélgica responde a informaciones que advierten del riesgo de un atentado por parte de "distintas personas, con armas y explosivos, quizá en diferentes lugares", informó ayer el primer ministro belga, Charles Michel, en una conferencia de prensa brindada tras una reunión del Consejo Nacional de Seguridad.
Existen datos que alertan "de un atentado similar al de París", que podría dirigirse contra medios de transporte públicos o calles y centros comerciales, así como grandes acontecimientos que reúnan a un importante número de personas, precisó Michel, en declaraciones difundidas por la agencia EFE.
El Centro de Crisis belga anunció en la madrugada la elevación del nivel de alerta de 3 a 4, una medida excepcional que solo se ha aplicado en dos ocasiones anteriores, y que ha sorprendido a la ciudadanía que ayer amaneció con la ciudad paralizada.
En su comparecencia, Michel precisó que las medidas se dan en cuatro ámbitos: reducción del número de eventos que aglutinen muchas personas, desmovilización del transporte público, refuerzo en el despliegue de las fuerzas de seguridad y la apertura de una línea telefónica, 1771, para contactar con un centro de crisis.
Tras el anuncio, se han cerrado las líneas de subte, los shoppings y museos a la vez que se han cancelado conciertos y otros eventos similares que aglutinen muchas personas.
Además, algunos bares, cines, y lugares turísticos como el Atomium, símbolo de la exposición universal de 1958, o el centro para visitantes del Parlamento Europeo, el Parlamentarium, también han decidido no abrir sus puertas.
La única excepción fueron algunos partidos de fútbol de la primera y segunda división, que pese a las advertencias del Centro de Crisis, se jugarán este fin de semana.
No obstante, los encuentros de fútbol no profesionales y los partidos de los campeonatos regionales y provinciales de básquetbol y de hóckey, se han suspendido.
En su anuncio tras la reunión con representantes del gobierno y de las fuerzas de seguridad del país, Michel, anticipó que van a movilizar "grandes capacidades en materia de seguridad", algo que ya podía observarse en los principales puntos turísticos, comercios y estaciones de trenes que amanecieron blindados, con un gran número uniformados fuertemente armados.
Los efectivos militares instalaron sus grandes camiones de combate frente a la Bolsa de Comercio, centros comerciales y la Gran Plaza de Bruselas, a la que sólo se puede acceder tras pasar un exhaustivo control que incluye chequeos de bolsos y detectores de metales.
Bélgica quedó en el medio de las preocupaciones europeas luego de que las autoridades francesas dijeran que en ese país limítrofe se planearon en parte de los ataques del viernes 13 de noviembre en París, que dejaron 130 muertos y 368 heridos.
El fiscal general de Francia, Francois Molins, dijo que se comprobó que en Bélgica se alquilaron dos de los tres autos usados por los tres comandos que cometieron los atentados en la capital francesa, que fueron reivindicados por el grupo Estado Islámico (EI).
Ayer, el diario belga Derniere Heure informó que las fuerzas de seguridad descubrieron un importante arsenal de productos químicos y explosivos durante un operativo realizado a última hora de ayer en el municipio bruselense de Molenbeek.
En esta localidad suburbana, considerada por muchos como una de las principales bases del islamismo radical en Europea, vivieron el cerebro de los atentados en París, Abdelhamid Abaaoud, muerto días atrás en Francia, y dos de los autores de los ataques.
Uno de ellos, Salah Abdeslam, es el único partícipe de los ataques que continúa prófugo con pedido de captura europeo e internacional.
"Recomendamos a la población que respete el conjunto de las consignas de seguridad y se mantenga informada utilizando las vías de comunicación oficiales", agregó Michel que no precisó hasta cuando se mantendrá elevado el nivel de alerta.
"Tenemos suficientes elementos para considerar que la amenaza es precisa e inminente", dijo, por su parte, el ministro de Relaciones Exteriores belga, Didier Reynders, quien no obstante llamó a la población a "no caer en el pánico" y a mantener "prudencia y vigilancia".
Más temprano, el Centro de Crisis aconsejó también a las autoridades administrativas de los 19 distritos comunales de la región de Bruselas la anulación de los grandes acontecimientos previstos en sus territorios.
En tanto, en el resto del país se mantiene el nivel tres de alerta, que se aplica cuando se cree "posible y probable" que haya un atentado.
La medida tiene lugar menos de un día después de que el grupo yihadista Al Mourabitoun, en colaboración con Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI), irrumpiera en un hotel de lujo de Mali y causara la muerte de 29 personas tras un secuestro de siete horas al que puso fin las fuerzas de seguridad del Estado.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico