Bullrich, cuestionado por hablar de una "nueva Campaña del Desierto"

La campaña del desierto a la que hizo referencia Bullrich no es ni más ni menos que la matanza de pueblos originarios ocurrida a finales del siglo 19 en la Patagonia argentina. Según estimaciones, más de catorce mil personas fueron asesinadas.

El ministro de Educación y Deportes de la Nación, Esteban Bullrich, destacó en la ciudad rionegrina de Choele Choel la inauguración de un hospital escuela de la Universidad de Río Negro pero lo hizo de una manera muy poémica: la consideró "la nueva campaña del desierto".
Las declaraciones del ministro fueron durante la inauguración del nuevo Hospital Escuela de Veterinaria dependiente de la Universidad Nacional de Río Negro, ubicado en esa localidad, el cual demandó una inversión superior a los 53 millones de pesos.
"Hace muy poco cumplimos 200 años de nuestra independencia y planteábamos con el presidente Mauricio Macri, que no puede haber independencia sin educación, y tratando de pensar en el futuro, ésta es la nueva campaña del desierto, pero no con la espada y la violencia sino con la educación", manifestó el funcionario el jueves.
"No traemos recetas milagrosas, la construcción de un mejor país es un trabajo de todos los días. Hoy sólo deseamos que no sólo le den vida a este edificio, sino que le den vida a los sueños que este edificio genere, que le den vida al proyecto que este edificio genera, que le den vida al desierto", concluyó Bullrich.
Del acto participaron además el secretario de Políticas Universitarias, Albor Cantard, el secretario de Obras Públicas de la Nación, Daniel Chain, la ministra de Educación de la Provincia, y otras autoridades provinciales, municipales y público en general.
La campaña del desierto a la que hizo referencia Bullrich no es ni más ni menos que la matanza de pueblos originarios ocurrida a finales del siglo 19 en la Patagonia argentina. Según estimaciones, más de catorce mil personas fueron asesinadas por las avanzadas del ejército liderado por Julio Argentino Roca.

REPUDIO INMEDIATO
Inmediatamente, los diputados nacionales María Emilia Soria y Martín Doñate salieron a cruzarlo.
Las desafortunadas frases provocaron que, por ejemplo, María Emilia Soria expresara: "Espanta en primer lugar la soltura con la que el ministro de Educación le asigna una connotación positiva al genocidio con el que se aniquiló a etnias completas que habitaban estas tierras". "Es insólito que transitando el 2016 venga este personaje a exhibir con absoluto desparpajo su rancia concepción sobre esta parte del interior del país".
La diputada agregó: "Esta lamentable anécdota desnuda la vergonzosa ignorancia del ministro de Educación de la Nación sobre la historia y el presente de la región patagónica".
"Señor ministro a usted hoy no lo trajeron a un desierto, lo trajeron a una provincia patagónica que tiene historia, cultura, educación, tecnología... No somos bárbaros, teníamos Universidades antes que usted llegara a iluminarnos", ironizó Soria.
Finalmente, la diputada lamentó la falta de dignidad del gobernador Alberto Weretilneck que presenció "semejante torpeza y menosprecio sin atinar a hacer la más mínima reivindicación de las poblaciones originarias ni de la riqueza cultural de los rionegrinos en la actualidad".
Por parte, Doñate publicó en su cuenta de Twitter: "¿Será el exterminio de las ideas de nuestros chicos?". "La clase terrateniente y apellidos como el de Bullrich basaron su fortuna en el exterminio de los pueblos originarios y robo de tierras".
El diputado también hizo una referencia al gobernador, y publicando una foto del mandatario junto al ministro ironizó: "¿Le estará preguntando Weretilneck a Bullrich en qué consiste la nueva Campaña del Desierto?".

"EL GENOCIDIO COMO METAFORA"
"Desde las investigaciones científicas realizadas en nuestra institución, desde la memoria social en nuestra región y desde el sentido común aquello que usted, Sr. ministro de Educación, refiere como hecho histórico en términos de "campaña del desierto" ha sido un genocidio. Bajo ningún concepto puede aceptarse que un crimen de lesa humanidad pueda ser utilizado como metáfora para referir a una política pública. Esto supone o bien una supina ignorancia e indiferencia ante la historia de nuestro pueblo, o bien una propuesta educativa, en este caso, que comparte los lineamientos principales con aquello que se compara", indicaron en un comunicado un grupo de becarios, investigadores, docentes y personal del Instituto de Investigaciones en Diversidad Cultural y Procesos de Cambio de la propia Universidad Nacional de Río Negro y del CONICET. "Usted habla de hacer una "nueva campaña" con la educación, desconociendo que ha sido precisamente el sistema educativo en nuestro país un responsable directo de que los prejuicios y discriminaciones se hayan perpetuado, construyendo a los pueblos originarios como "salvajes", "extranjeros" y "ladrones", y a la región en que vivimos como un "desierto", agregan.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico