Bullying: la atacó porque dijo que la "miraba mal"

B.L.H., la joven estudiante de 16 años que el 1 de abril fue golpeada a la salida del Instituto Gobernador Fontana de Sarmiento, dio su versión de los hechos. Señaló que la agresora creyó que la había mirado mal, pese a que no se conocían. También denunció que los policías que vieron el hecho no actuaron y uno de ellos sólo se reía.

Ayer B.L.H., de 16 años, rompió el silencio público luego de 13 días de haber sufrido un brutal ataque a la salida del Instituto Gobernador Fontana de Sarmiento, donde estudia. La joven dialogó con una radio de esa ciudad para dar su versión de lo que ocurrió hace dos semanas al mediodía, cuando un grupo de jóvenes la atacó y una de ellas la golpeó y amenazó, no sólo con cortarle el pelo, sino también con que habría un segundo ataque, "y mucho peor".
En su testimonio, B.L.H. contó que caminaba junto a un grupo de compañeros cuando un grupo de chicas le empezó a gritar cosas: "'Vení, dale, date vuelta'", recordó que le dijo su agresora.
"Cuando me doy vuelta eran estas chicas, eran cuatro. Yo no hice nada, no sabía por qué quería hablar, pero me empezó a decir todas esas cosas. Me decía 'sí, vos que me andás mirando mal' y como que me rodeaba. 'Yo no dije nada', le dije. 'Me mirabas re mal' (le recriminó); 'es más, ni te conozco'", respondió la joven agredida.
Esto habría hecho enardecer a la agresora, quien luego de decirle: "ahora te hacés; conmigo no", le comenzó a pegar para luego irse.

VIRALIZADOS

Sin embargo, no todo habría terminado allí según confesó la menor, ya que su atacante también le advirtió: "tené cuidado porque esto no es nada. Cuidate porque cuando te agarre te hago mierda".
B.L.H. tiene miedo, pero principalmente vergüenza ya que el video del ataque que una de las propias agresoras filmó se viralizó, lo que generó burlas de otros alumnos. La situación es estudiada por las autoridades del establecimiento que no quisieron brindar declaraciones a los medios de comunicación, y también desde Fiscalía que espera la respuesta de oficios que solicitó a la escuela y al Registro Civil.
Según confirmó la menor, desde la escuela ya hablaron con todos los estudiantes implicados y coincidieron en sus declaraciones en cuanto a que el ataque se habría producido porque creyó que "la había mirado mal".
Mientras tanto, en la comisaría de la localidad se abrió un sumario administrativo para investigar el accionar de tres policías ya que según denunció la madre de la joven, vieron la situación y ninguno actuó. Es más, la menor ayer confirmó que uno de ellos solo se reía.
Sin embargo, más allá de las burlas, lo cierto es que toda la situación afectó considerablemente a la joven estudiante, quien confesó que "físicamente estoy bien, pero me dicen algo y me re afecta, me siento re mal".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico