Buscan regular la promoción de productos elevados en azúcar en los supermercados

El concejal Nicolás Caridi trabaja en un proyecto para regular la cantidad de golosinas y alimentos altos en azúcar que se exhiben en la línea de caja de las grandes cadenas de supermercados. Se reunió con la presidenta de la Asociación de Nutricionistas para avanzar en la legislación.

La iniciativa para regular la venta de productos no saludables es un proyecto que el edil del Frente para la Victoria, Nicolás Caridi, trabaja desde hace un tiempo y que propone regular la cantidad de productos altos en azúcar que se exhiben en la línea de caja de las grandes cadenas de supermercados, sin establecer una prohibición, sino mediante la oferta equiparada de otros alimentos más saludables.
"Está estudiado técnicamente que, de acuerdo a la ubicación sumado al tiempo de espera que uno afronta en la góndola, tienen mayor capacidad de llamar la atención e influye en la decisión del consumidor de comprarlos", argumentó el concejal.
El presidente de la comisión Nº 3, de Salud, se reunió con la titular de la Asociación de Nutricionistas de Chubut, Mirtha Alegre para avanzar en el proyecto.
"La idea que nosotros tenemos es trabajar junto a ellos y a la Secretaría de Salud del Municipio en un proyecto que regule la cantidad y el tipo de productos que haya en línea de caja", indicó.
Sin embargo, Caridi aclaró que no se trata de una prohibición absoluta sino de "compensar en cantidad los productos que tienen alto contenido de azúcar como algunas golosinas, con productos más saludables, para que el consumidor tenga la misma posibilidad de optar. De esta manera no se prohíbe, pero se regula y se fomenta el consumo de otro tipo de alimentos".
Mientras, la nutricionista Mirtha Alegre reconoció: "todos sabemos que cuando llegamos a la línea de caja, encontramos al alcance de la mano un montón de golosinas, alimentos que son muy azucarados. Está la mamá en la caja y los chicos intentado agarrar las golosinas. Hay una preocupación fuerte por la obesidad. Todavía no especificamos cómo controlarlo pero si es una cuestión de salud, es importante trabajarlo".
Caridi dejó en claro que la intención no es generar un conflicto, sino opciones que lleven a un mejor calidad de vida. "Entendemos que las normas tienen que responder a una demanda de la sociedad. Y en este caso, para establecer una prohibición, primero hay que trabajar en la educación alimentaria, que en nuestra provincia aún es materia pendiente", manifestó.
En ese sentido, Alegre bregó para "que se optimice la aplicación de lo que ya está legislado, como la ley de kioscos saludables y la de celiaquía y también seguir avanzando con cada propuesta que signifique brindar una mejor calidad de vida".
Se aclaró que el proyecto recién está en proceso de trabajo y no será presentado para que tome estado parlamentario hasta que no se reúnan los aportes necesarios para lograr un proyecto de ordenanza viable que se pueda cumplir y cuya aplicación genere un cambio positivo y concreto en la sociedad.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico