Cabral: "todos los días pienso en volver a jugar al fútbol"

Desde la cárcel donde se encuentra detenido por el homicidio de un joven en una pelea callejera, el ex CAI afirmó: "no soy un asesino".

La vida de Luciano Cabral, ex jugador de la Comisión de Actividades Infantiles cambió para siempre en la madrugada del 1 de enero, cuando Joan Ariel Villegas murió durante una pelea callejera de la que el mendocino de 21 años está acusado de haber participado junto a su padre y un primo. Por ese hecho, se encuentra detenido desde hace cuatro meses en el penal de San Rafael, a la espera del juicio en su contra.

En una entrevista con TyC Sports, en la que por momentos se mostró muy emocionado, Cabral, que hasta su detención jugaba en Atlético Paranaense, contó que espera poder volver a una cancha, aunque sus prioridades pasan por otro lado: "tengo fe de que voy a poder salir de este lugar y volver a hacer lo que más me gusta. Todo el tiempo pienso en volver a jugar, trato de disfrutar la media hora que nos dan los fines de semana, de pasarlo lo mejor posible. Pero si las cosas en el juicio salen mal, perdés cosas mucho más importantes que el fútbol, que es el día a día con la familia. Mi hija tiene cinco meses y no la pude disfrutar nada desde que nació".

Más allá de ese deseo, el atacante nacionalizado chileno reveló: "me da miedo que esto me cierre las puertas para seguir jugando. Se hablaron muchas cosas de mí, pero estoy tranquilo. Yo no soy un asesino, no soy lo que dice la otra familia ni lo que escriben en las redes sociales. Si no puedo seguir jugando, trataré de sacar a mi familia de otra manera, no me voy a quedar con lo que inventaron de mí".

"Trato de no acordarme de lo que pasó, con mi papá y mi primo no hablamos del tema. No estuve en la pelea, llegué después de todo lo sucedido, como lo conté hace unos meses. Me despertó mi tía para contarme que había habido problemas con esta persona y salí a buscar a mi papá y a mi primo. Al día siguiente me enteré por mi suegro que había muerto esta persona. Me desesperé, no sabía qué hacer y me fui a la casa de un amigo, él me contuvo y fue a buscar a mi abogado porque a mi papá ya lo habían detenido".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico