Cada 75 segundos alguien muere por comida contaminada

Más de un tercio (34%) de las muertes por enfermedades transmitidas a través de los alimentos se producen en niños menores de 5 años, pese a que los chicos de esa edad representan menos del 9% de la población mundial. Esta es una de las conclusiones a la que llegó la Organización Mundial de la Salud (OMS) en su informe Estimación de la carga mundial de las enfermedades de transmisión alimentaria, el más completo publicado hasta la fecha sobre el impacto de los alimentos contaminados en la salud, consignó Tiempo Argentino.

Según el estudio presentado en Ginebra, Suiza, cada año hasta 600 millones de personas en el mundo (casi 1 de cada 10 personas), contraen una enfermedad después de consumir alimentos contaminados. De estas personas, 420 mil mueren, incluidos 125 mil niños menores de 5 años.
"Hasta ahora, las estimaciones de las enfermedades de transmisión alimentaria eran vagas e imprecisas, lo cual ocultaba los costos humanos reales de los alimentos contaminados. Este informe deja las cosas en claro", aseguró en el lanzamiento la doctora Margaret Chan, Directora General de la OMS. "Saber qué agentes patógenos transmitidos por los alimentos están causando los mayores problemas en qué partes del mundo, posibilita una acción focalizada del público, los gobiernos y la industria alimentaria", añadió.
Las enfermedades diarreicas causan más de la mitad de la carga mundial de las enfermedades de transmisión alimentaria, con 550 millones de personas que enferman y 230.000 que mueren cada año. Los niños corren un riesgo especial de padecerlas: 220 millones enferman y 96.000 mueren cada año. La diarrea suele deberse a la ingestión de carne y huevos crudos o mal cocidos, verduras y frutas mal lavadas, y productos lácteos contaminados.
El riesgo de padecer enfermedades de transmisión alimentaria es mayor en los países de ingresos bajos y medianos, y está vinculado a la preparación de alimentos con agua contaminada, la falta de higiene y las condiciones inadecuadas en la producción y el almacenamiento de alimentos, el bajo nivel de alfabetismo y educación, y la insuficiencia de leyes en materia de inocuidad de los alimentos o su falta de aplicación.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico