CAI se despidió con una derrota en Río Gallegos

El cuadro de la capital santacruceña se impuso con goles de Alex Franco y Brian Sosa. De esa manera se mantiene en la categoría, objetivo que lograron Florentino Ameghino y la CAI, que ya estaba salvado.

La Comisión de Actividades Infantiles de Comodoro Rivadavia perdió ayer como visitante por 2-0 ante Boxing Club de Río Gallegos por la última fecha de la fase clasificatoria de la Zona A –Región Patagónica- del torneo Federal B de fútbol.
Con goles de Alex Franco y Brian Sosa, Boxing logró el triunfo que necesitaba para mantener la categoría. Carlos Padín cumplió la promesa de dirigir el último cruce antes de encarar nuevos proyectos dejando a la institución en el lugar que se merece.
Boxing no se guardó nada, desde el silbato inicial buscó el arco de Matero Grasso, con juego armado, tranquilo, sin desesperarse pero firme en el objetivo.
Se dieron varias oportunidades mediante jugadas desde el punto central en adelante. Algunos balones pasaron por arriba del travesaño, otros por los costados y más de uno quedaron en manos del arquero.
Cuanto la defensa intentó anular la posibilidad de toque a Sevilla y Matus que se mostraron más peligrosos, llegó la primera alegría, fue Alex Franco el que fuera del área enganchó la pelota y la mandó sin escalas a la red en el minuto 40.
Hasta Padín saltó para abrazarse con el primero que encontrara. La gente aplaudió pero no se animó a más pues el rival contaba con jugadores con proyección, muy jóvenes y mostraron condiciones para dar batalla, sobre todo con el juego de Jacobo Dzaja que desbordó, gambeteó y pasó a varios rivales a lo largo de los primeros 30 minutos. Un jugador de cuidado al que los locales consiguieron mantener a raya. Algunas jugadas fuertes llevaron al piedrabuenense a buscar la tarjeta amarilla y por una reiterada protesta de parte del DT visitante, Koncevich decidió advertirle que se calme pero ante la insistencia la seña no necesitó traducción y Segura debió abandonar el rectángulo de juego.
Con el mejor de los ánimos, los dueños de casa cruzaron el portón dispuestos a asegurar el resultado pero no replegándose sino buscando ampliar la diferencia.
Nuevamente se vio pasar el balón de un sector al otro, los naranjas querían empatar, lo intentaron con ese juego lucido que sabe desplegar tal y como se les inculca pero el hambre de Boxing se había convertido en gula y no paró hasta que a los 32 Brian Sosa la embocó con categoría y sin objeciones. Bien jugado. La única expulsión fue la de García por doble amarilla para la visita.
Con este resultado, Boxing consiguió lo que entró a buscar. No fue fácil pero tampoco imposible.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico