Caleta Córdova: incendiaron viejo club donde habrían violado a la adolescente

Recién el lunes por la noche la justicia autorizó el allanamiento de las instalaciones del antiguo club de Caleta Córdova, donde el sábado habría sido abusada una joven de 14 años. La policía secuestró prendas de vestir de la chica, las cuales habrían sido lavadas por la familia sospechosa. Luego del operativo, vecinos ingresaron a la casona y se llevaron herramientas, ropas y hasta gallinas que había en el lugar. Ayer por la tarde el edificio fue incendiado.

El clima de tensión que se vive en Caleta Córdova desde el domingo a la tarde por el presunto abuso sexual de una adolescente, continuaba ayer cuando autores todavía sin identificar por la policía incendiaron el viejo edificio donde se habría producido la violación, situado en Punta Novales 350, en el ingreso a ese barrio costero.
El fuego se desató pasadas las 15 y redujo a cenizas el amplio club que ya no tenía elementos de valor porque una parte había sido retirada por la actual presidente de la entidad y la otra fue robada por jóvenes del barrio.
El propio jefe de la comisaría de Kilómetro 8, comisario Javier Loyola, expreso a El Patagónico su enojo porque el lugar estaba a cargo de una comisión policial.
El grupo de uniformados patrullaba desde el ingreso al barrio portuario donde se encuentra el club hasta la casa de la familia de la víctima.
En un momento dado un grupo generó un incendio que se propagó por todo el edificio lindero al destacamento de Prefectura Naval Argentina.
Según el jefe policial sus subordinados tenían la responsabilidad de resguardar el lugar y sin embargo fue prendido fuego.
El comisario dejó entrever que iba a iniciar una investigación interna para deslindar responsabilidades.
Ante el siniestro tuvieron que concurrir tres dotaciones de Bomberos, dos del Destacamento 2 y otra de apoyo del Destacamento 3. Por más de dos horas los voluntarios sofocaron las llamas que consumieron por completo toda la estructura del techo del lugar. El viento fue un factor que colaboró para para propagación del fuego.

INSPECCION Y
ALLANAMIENTO
Recién el lunes por la noche la justicia ordenó el allanamiento y la inspección ocular de la vivienda donde se habría cometido el abuso sexual de la adolescente, quien habría sido drogada y sometida por más de una persona. Incluso, en la denuncia se mencionó la complicidad de una menor de edad y su madre, quienes habrían bañado a la víctima antes de entregarla a su familia.
La adolescente llegó a ese lugar -usurpado por una familia oriunda de Buenos Aires- por la insistencia de la hermana mayor de su amiga. Esta última la habría retenido de los brazos en momentos en que la víctima habría sido violada.
La adolescente tiene una marca en uno de sus brazos, por la cual se cree que le inyectaron alguna droga. Después de que habrían abusado de ella, habría sido bañada y le habrían cambiado la ropa interior.
Las mujeres de la familia implicada habrían lavado las prendas de vestir de la adolescente abusada y las sábanas.
En la casona residían al menos una decena de personas, y según la policía el antiguo club se había convertido en un "aguantadero".
Durante la diligencia judicial la policía secuestró prendas de vestir pertenecientes a la víctima, las cuales serán sometidas a pericias científicas.
Los sospechosos siguen en libertad y todavía no fueron notificados de ninguna imputación.
La denuncia sostiene que un testigo observó el sábado a la tarde a la víctima junto a su amiga, el novio de esta y otras tres menores de edad caminando por la calle principal del barrio y luego vio cruzar a dos hombres que residen en el edificio de Punta Novales en dirección hacia donde estaba la víctima.

ENTREGA DEL CLUB
Desde la comisaría de Kilómetro 8 se informó que ayer le habían entregado las instalaciones al club Caleta Córdova, finalizando así la custodia que se había mantenido en ese lugar durante 24 horas, para resguardar las pruebas que podían llegar a encontrarse en el sitio.
No obstante, se había dispuesto un patrullaje continuo por ese lugar para evitar atentados como el que finalmente se produjo ayer.
Algunos de los que cortaban la calle el lunes a la tarde pidiendo justicia, paradójicamente se introdujeron en el edificio y lo saquearon. Se llevaron herramientas y vestimentas de los sospechosos quienes debieron abandonar el lugar el domingo a la noche cuando los vecinos pretendían "lincharlos".
"Hasta las gallinas se llevaron", relataron en la comisaría de Don Bosco.
La madre de la adolescente había denunciado públicamente que en el lugar residían los "violines" y cuestionaba que la policía los haya resguardado.
Los cuatro hombres que se encontraban en el edificio fueron demorados el domingo a las 23 en procura de cuidar su integridad física –se los sacó del lugar en patrullero- y una vez identificados en la comisaría fueron liberados a las 4 del lunes.
Los demorados fueron identificados como W.A.V. (27), nacido en Capital Federal; N.J.J. (48), oriundo de Misiones; J.E.J. (19) de Quilmes, provincia de Buenos Aires. Los tres dijeron vivir en esa casona y ser albañiles.
Mientras que F.I.E. (25), nacido en Buenos Aires y empleado de seguridad, dijo vivir en Restinga Alí.
Mientras tanto, la Fiscalía a través de su Agencia de Delitos Sexuales trabaja en las primeras averiguaciones en torno al caso, como la inspección ocular del lugar, los estudios médicos y entrevistas a la víctima y a los testigos.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico