Caleta inmersa en convulsionado escenario político, social y laboral

Una inusitada escalada de conflictos crearon un oscuro manto de discordia en la ciudad del Gorosito, sumergiéndola en un enrarecido escenario político, social y laboral que ayer tuvo su máxima amplitud.

Caleta Olivia (agencia)
El espíritu de convivencia que habitualmente se agiganta con la llegada de las fiestas de fin de año quedó relegado a una mínima expresión y hasta avanzada la tarde no surgían indicios de que alguien pudiera actuar con un mediador global para la discordia comunitaria que tiene disimiles y complejos ejes en esta ciudad.
El problema de mayor repercusión es la escasez de naftas debido una serie de factores confluentes, en principio por la alta demanda que existe para esta época del año y por el persistente bloqueo de estibadores al puerto Caleta Paula, donde existe un recinto de tanques de Petrobras, al cual hace hoy ocho días no pueden ingresar los camiones cisternas.
Esto hace que las reservas regulares de las dos estaciones de servicio YPF sean exiguas para dar cobertura a miles de vehículos al estar inactivas y vacías las tres que posee Petrobras. Este virtual desabastecimiento impacta sobremanera en otras localidades de la zona norte de Santa Cruz (y se va extendiendo) y del sur de Chubut.
En la ciudad de Gorosito, ello hizo que ayer se formaran filas de automotores por una extensión de más de diez cuadras y se produjeran situaciones ríspidas entre conductores que en muchos casos debían esperar más de tres horas para llegar a un surtidor, sumado ello a las discusiones con quienes hacían filas portando bidones.
Mientras tanto, la nueva "guardia" en el puerto la tomaron los estibadores de la denominada banquina grande, también reclamando por el pago del fondo compensador por baja temporada de pesca, pero ningún funcionario con responsabilidad en el tema se hizo presente en ese lugar y todo parece estar manejándose desde oficinas procurando resolver la situación mediante telefonía celular.
Fuentes confiables indicaron a El Patagónico que un buque que espera en rada para descargar los combustibles Petrobras, hoy levantaría anclas y retornaría a Buenos Aires.

CORTARON LA RUTA
Como si lo antes mencionado fuera poco, a las 15:30 de ayer, trabajadores de Austral Construcciones, que desde hace más de veinte días cumplen con una licencia forzada, decidieron cortar la Ruta 3, frente a la playa de tanques de Termap.
Las dos grandes obras que esta empresa tiene en la zona (autovía y avenida de circunvalación) están paralizadas y los obreros demandan el pago de una quincena, el medio aguinaldo, el adicional por vacaciones y, sobre todo, un reaseguro de su fuente laboral.
El piquete prácticamente dividió la extensa fila de automovilistas que pugnaban por llegar a la estación de servicio YPF ubicada en el acceso norte y el caos se generalizó por el bloqueo a camiones y colectivos. Una hora más tarde, los manifestantes abrieron la ruta para descomprimir el tránsito, pero luego reanudaron la medida de fuerza, la cual se mantenía hasta el cierre de esta edición.

MUNICIPIO TRAUMATICO
Las cosas no están mejor en la Municipalidad ya que el nuevo intendente, Facundo Prades (Cambiemos), decidió despedir a más de 100 trabajadores que habían ingresado por contrato durante la gestión de José Córdoba (FpV), aunque otras fuentes aseguran que ese número es superior.
De hecho, se produjo un fuerte enfrentamiento entre el flamante jefe comunal y el secretario general del gremio de los municipales, Julián Carrizo, quienes intercambiaron acusaciones de agresivo tenor.
El gremio también tuvo que cortar beneficios sociales (por ejemplo en farmacias) a sus afiliados argumentando que el Ejecutivo le sigue reteniendo el pago de aportes de afiliaciones, por lo que le entabló y ganó un juicio que determina el secuestro de vehículos oficiales para saldar la deuda, aunque ello aún no se llevó a la práctica.
A su vez, el intendente le atribuye a Carrizo haber sido parte durante muchos años del "desbarajuste económico" que hoy afronta la comuna.
A todo esto, a media mañana de ayer una veintena de trabajadores del Pequeño Hogar Municipal (donde se asiste a niños cuyos padres tienen problemas judiciales), acudieron al edificio central para reclamar que se les pague siete meses de sueldos adeudados.
De acuerdo a lo que pudo averiguar El Patagónico, los fondos para afrontar ese compromiso debían ser aportados por Provincia en base a un acuerdo suscripto hace varios meses con la comuna, pero hoy las cuentas están bloqueadas y el problema administrativo no contempla a las personas.

CONFLICTO PROVINCIAL
A la lista, interminable, se suma el paro de actividades lanzado por la Asociación Trabajadores del Estado, cuyos afiliados protestan por situaciones laborales negativas, como el hecho que el Gobierno provincial "dejó sin efecto" el pago de haberes a 150 empleados contratados en toda la Provincia, según lo señaló el secretario general de la filial caletense, Carlos Garzón.
A su vez, el Gobierno respondió ayer mismo con un comunicado de prensa indicando que el gremio no tiene voluntad de diálogo, que mantiene tomado el edificio del Ministerio de Desarrollo Social en Río Gallegos y que se detectaron numeras irregularidades administrativas.
Todas estas situaciones de conflicto generan un triste panorama en Caleta Olivia y hasta avanzada la noche de ayer no había indicios firmes de alguna autoridad se ocupe de resolverlos.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico