Cambiemos busca atraer a diputados opositores para poder reunir quórum

El frente oficialista de Diputados tomó como una buena noticia el desprendimiento de trece diputados del bloque del Frente para la Victoria mientras trabaja para acercar posiciones con aquellos opositores a nivel nacional que tienen responsabilidad de gobierno en sus respectivas provincias, con el objeto de garantizar el quórum en la Cámara baja.

La dispersión de vertientes opositoras a la que en la última semana se sumó el nuevo bloque Justicialista (BJ), genera optimismo en los líderes parlamentarios de Cambiemos, que además del mencionado bloque, pueden negociar por separado con el FPV-PJ, con UNA, con los peronistas puntanos o el con el Frente Amplio Progresista, entre otros sectores.
Según confiaron fuentes del bloque macrista a Télam, uno de los principales objetivos es trabajar sobre aquellos diputados que representan a gobiernos provinciales y que a nivel nacional son oposición.
Así, en las filas del bloque que preside Nicolás Massot, ven como muy favorable el nivel de diálogo que se mantiene con el peronismo cordobés y el chubutense -encuadrados en el interbloque UNA-, con los puntanos referenciados en los hermanos Rodríguez Saa, con el socialismo santafesino y con los representantes del Movimiento Popular Neuquino (MPN).
Entre los integrantes de todos esos bloques, que se mueven por fuera del mayoritario FPV-PJ, el oficialismo sumaría una docena de diputados.
A ellos, en la última semana se sumó la novedad de la separación del bloque del FPV de tres salteños, una riojana, un catamarqueño y un chaqueño, todos ellos oficialistas en sus provincias.
En esa nueva bancada también están integrados los dos pampeanos alineados con su gobernador, el antikirchnerista Carlos Verna, quien siempre jugó por fuera de la estructura del FPV.
Para poder prescindir de la treinta de diputados del massismo, hasta hace un mes era el único sector que le garantizaba la posibilidad de quorum al oficialismo, desde la bancada que conduce Massot y que monitorea también el titular de la Cámara, Emilio Monzó, confían en "la madurez política" de los seis diputados del Frente Cívico de Santiago del Estero.
Ese bloque fue aliado del kirchnerismo durante sus años de gobierno, ocupando incluso importantes lugares a nivel institucional en el Parlamento, pero en el PRO no descartan que "en pos de la gobernabilidad" acompañen la sanción de varias leyes.
Para el oficialismo, una de las tareas a completar en las próximas semanas será la búsqueda de diálogo con aquellos representantes del FPV-PJ que no se fueron de la bancada presidida por Héctor Recalde, pero que responden a gobernadores de ese signo político.
En ese bloque conviven unos 30 diputados que reúnen esa característica, con otros 50 que son opositores tanto a nivel nacional como en sus distritos, y que están encabezados por los referentes de La Cámpora y otros sectores catalogados como parte del "kirchnerismo duro".
Entre esos 50 diputados, la mitad son bonaerenses, cinco son santafesinos y cuatro porteños, en tanto que el resto se divide entre el resto de las provincias.
En el interbloque PRO-UCR, realizan esa especie de 'depuración' de la lista de integrantes del FPV-PJ, y apuntan entonces "al compromiso con la gobernabilidad" de 3 o 4 sanjuaninos, 3 misioneros, 3 formoseños, 3 tucumanos, un entrerriano, un riojano, una fueguina, algunos de ellos mencionados en las listas previas de los que se iban a ir del bloque, pero que finalmente se quedaron.
Fuentes de Cambiemos creen que "el núcleo duro del FPV-PJ, es decir aquellos sin responsabilidades concretas de gobierno e impulsores del liderazgo de Cristina Fernández de Kirchner no serán más de 40, una vez que empiece la actividad parlamentaria y que se reacomode internamente el PJ".
Entre ellos, cuentan a los 25 legisladores identificados con la agrupación La Cámpora y unos doce o quince férreos defensores de las políticas públicas de los últimos doce años.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico