Cameron y Corbyn se unieron para condenar el asesinato de la diputada Cox

Un hombre de 52 años fue arrestado en relación al crimen, y aunque la policía aún no lo ha identificado expresamente como el autor del asesinato, sí ha dicho que no busca a ningún sospechoso.

El primer ministro británico, David Cameron, y el líder de la oposición laborista, Jeremy Corbyn, condenaron ayer el asesinato de la diputada laborista Jo Cox como un "ataque a la democracia", en una declaración conjunta en la ciudad de Birstall, donde ocurrió el crimen, tras homenajear a la legisladora.
Parado junto a Cameron en esta ciudad del norte de Inglaterra, y luego de depositar un ramo de flores en una plaza, Corbyn dijo que el Parlamento será convocado el lunes para recordar la memoria de Cox, de 41 años, al tiempo que calificó su asesinato como un "acto de odio" y un "ataque a la democracia".
Cox murió el jueves tras ser tiroteada y acuchillada varias veces por un agresor en plena calle luego de participar de una reunión en Birstall con votantes de la circunscripción del norte de Inglaterra por la cual fue electa diputada, por primera vez, en las últimas elecciones de 2015.
Un hombre de 52 años fue arrestado en relación al crimen, y aunque la policía aún no lo ha identificado expresamente como el autor del asesinato, sí ha dicho que no busca a ningún sospechoso.
El hombre, identificado por los medios como Tommy Mair, todavía no ha sido acusado formalmente. La policía y la ministra del Interior británica, Theresa May, dijeron que se desconocían las motivaciones y detalles del crimen y que todo era objeto de una amplia investigación para saber entre otras cosas si el presunto asesino tenía vinculaciones con grupos de la extrema derecha.
Cox murió ayer tras ser tiroteada y acuchillada varias veces por un agresor en plena calle luego de participar de una reunión en Birstall con votantes de la circunscripción del norte de Inglaterra por la cual fue electa diputada, por primera vez, en las últimas elecciones de 2015.
Un hombre de 52 años fue arrestado en relación al crimen, y aunque la policía aún no lo ha identificado expresamente como el autor del asesinato, sí ha dicho que no busca a ningún sospechoso. El hombre, identificado por los medios como Tommy Mair, todavía no ha sido acusado formalmente.

UNIDAD PARTIDARIA

Ayer, el Partido Conservador, de Cameron, los Liberales Demócratas y el ultraderechista Partido de la Independencia del Reino Unido (UKIP) anunciaron que no disputarán en las urnas la banca que Cox dejó vacante por la circunscripción de Batley y Spen.
Esto significa que el escaño por esta circunscripción en la Cámara de los Comunes seguirá con toda probabilidad en manos del Partido Laborista, que lo ocupa desde 1997, si bien previamente estaba en manos de los conservadores.
Acompañado por autoridades religiosas y por el diputado laborista Hilary Benn, ambos políticos hicieron una reverencia en señal de respeto al depositar los ramos de flores.
"Nos la arrebataron en un acto de odio, un acto vil la asesinó. Este es un ataque a la democracia", añadió Corbyn, que calificó a la diputada de mujer "excepcional, maravillosa y muy talentosa".
Destacó que la diputada trabajó en favor de campañas contra la esclavitud y para la organización humanitaria Oxfam para defender los derechos humanos y la justicia en todo el mundo.
El primer ministro conservador, por su parte, pidió sacar de la política y de la vida nacional el "odio" y las "divisiones" y recordó a Cox, como una brillante trabajadora que salvaba y cuidaba la vida de los refugiados y de los vulnerables y que perdió la vida haciendo su trabajo.
"Si realmente queremos honrar a Jo, entonces lo que deberíamos hacer es reconocer que sus valores de servicio, comunidad y tolerancia, los valores por los que vivió y trabajó, son valores que necesitamos redoblar en nuestra vida nacional en los próximos meses y años", añadió el jefe de gobierno.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico