Camión se despistó y cayó en el patio de una casa

El Volvo FH12 –dominio CGE 909- era conducido por Víctor Victrovic, quien transitaba de norte a sur. El hombre perdió el control del rodado, que desbarrancó y cayó en el patio de una vivienda. No hubo víctimas.

Como todas las mañana, Brenedin Jaque Araneda estaba realizando las tareas del predio del Cordón Forestal en el cual vive desde hace dos años cuando escuchó un fuerte ruido en uno de los costados del terreno.
Al salir del galpón donde alimentaba los pollos el hombre advirtió que un enorme camión había caído en el patio su vivienda, ubicada a unos 400 metros de la Seccional Sexta.
Eran cerca de las 11:30, por fortuna a esa hora estaba solo y sin ninguno de los 30 nietos que tiene. De inmediato y aún alarmado por lo que veía se acercó hasta la gigante unidad que quedó a menos de cinco metros de un baño de chapa en desuso. Su conductor, Víctor Victrovic (28), ya era atendido por los propios testigos del accidente, quienes vieron cuando el camión se desbarrancaba del Camino Interurbano Roque González y luego de quebrar el guarda rail caía en el patio.
La imagen daba cuenta de la fortuna del destino, con la parte trasera del carretón del camión apoyado en el mismo nivel del camino interurbano, su cuerpo colgando y bloqueando el ingreso al patio, y la cabina del camión a metros del desprotegido baño de chapa.

UNA MANIOBRA CONFUSA
Victrovic solo sufrió golpes y, según comentó a los inspectores del Departamento de Tránsito que tomaron intervención en el caso y al mismo dueño del predio, perdió el control luego de que se le cruzó un vehículo. Sin embargo, su versión no resultó del todo creíble ya que la maniobra se habría producido en plena recta, entre la curva por donde se ingresa al Cordón Forestal y el edificio de la Seccional Sexta.
El camión permaneció en el patio por más de cinco horas, hasta que se acercó un guinche que luego de una compleja maniobra pudo sacarlo del patio del vecino, quien por la tarde, aún agradecía que no pasara a mayores.
"Menos mal que paró y no paso más nada. Con los chicos siempre andamos por ahí, yo vivo regando todo el día, a veces agarro una silla y me siento, pero fue todo con suerte. El conductor tampoco se golpeó", dijo.
"Por la tarde vino el dueño de la empresa y me dijo que mañana (por hoy) van a venir arreglar. Porque rompieron el cerco de chapa que había y arboles grandotes", agregó el vecino, quien reconoció que es la primera vez que le toca vivir una situación así desde que adquirió el predio en el 2002.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico